El acceso lo es todo

La carga inalámbrica está lista para reducir los cables en lugares públicos

Ken Kaplan Executive Editor, iQ by Intel

Muy pronto, disfrutar de un espacio sin cables de alimentación para teléfonos, tabletas y laptops podría ser un problema del pasado.

Los estándares de la industria se unen para simplificar y acelerar la proliferación de la carga inalámbrica, lo que permitirá poner a prueba esta tecnología de recarga de baterías en aeropuertos, hoteles y otros lugares.
Similar al de la revolución Wi-Fi del 2003 que permitió a las personas conectar sus laptops a Internet sin necesidad de cables, el objetivo de las nuevas tecnologías de carga inalámbrica es liberar a la gente de la dependencia que tienen de sus cables de alimentación.
En la Feria Internacional de Electrónica de Consumo de 2015 (CES), se han fusionado dos grupos de estándares para la tecnología de carga inalámbrica, lo que permitirá que esta pueda adoptarse ampliamente de un modo más sencillo y, posiblemente, más rápido.

La Alliance for Wireless Power (Alianza para la Energía Inalámbrica), que da soporte a una tecnología denominada Rezence o resonancia magnética, y la Power Matters Alliance (Alianza para Asuntos Energéticos), han unido sus fuerzas para ayudar a crear el momento de la carga inalámbrica, algo que la firma de investigación IHS espera que genere unos ingresos de 8,5 mil millones de dólares en 2018, frente a los 216 millones de 2013.
intel

La energía inalámbrica o resonancia magnética transfiere la electricidad de forma segura entre dos objetos mediante bobinas metálicas. La tecnología de resonancia magnética ofrece flexibilidad posicional, permite cargar a través de la mayoría de los escritorios, y puede cargar varios dispositivos de distintos tamaños y niveles de potencia de forma simultánea.

En su discurso de apertura en el CES, Brian Krzanich, presidente de Intel, destacó las nuevas colaboraciones en materia de carga inalámbrica, entre las que se incluyen las de Hilton*, Jaguar*, Land Rover*, San Francisco International Airport* y Marriott*.

Afirmó que estos colaboradores están desarrollando e implementando pruebas en los hoteles Marriott, los cuales tienen previsto instalar puntos de carga inalámbrica en todas las marcas de la cadena Marriott, incluidas JW Marriott*, Marriott*, Renaissance*, Courtyard* y Residence Inn*.

Demostró cómo un ordenador personal, en este caso un sistema 2 en 1 que se convierte de portátil a tableta, puede colocarse sobre una mesa y comenzar a cargarse.

“Imagínate un mundo donde puedas cargar tus dispositivos estés donde estés. Ese es el mundo en el que quiero vivir.”afirma Krzanich.
bar

Muy pronto, las estaciones de carga inalámbrica llegarán a ser habituales en aeropuertos, cafeterías, hoteles y otros lugares públicos. La tecnología puede adaptarse fácilmente a las mesas y los mostradores que utilizamos en la actualidad, convirtiéndolos básicamente en puntos de carga inalámbrica.

Coloca una laptop, sistema 2 en 1, tableta o smartphone sobre la mesa o mostrador, y el dispositivo comenzará a cargarse de forma inalámbrica. Los primeros portátiles con carga inalámbrica llegarán al mercado a finales del 2015.

Las tabletas equipadas con chips Intel también incorporarán esta tecnología a fin de año, afirma Kirk Skaugen, vicepresidente senior y director general de la División PC Client Group de Intel.

Skaugen comentó que la tecnología de carga inalámbrica podría estar disponible en todo tipo de lugares, incluidos los centros de entretenimiento, aunque aún pasarán algunos años hasta que realmente proliferen.
bar2

“Queremos eliminar para siempre la complejidad y la fuente de fricción de la informática para ofrecer una forma totalmente nueva de interactuar con la tecnología”, dice Sanjay Vora, vicepresidente y director general de Experiencia del Usuario de Intel.

Afirma que los innumerables cables, cargadores, cargadores de reserva y adaptadores que lleva la gente para sus dispositivos móviles pueden llegar a pesar más del doble que sus dispositivos. Si un usuario típico de Estados Unidos posee de media cinco dispositivos informáticos personales y tres o más dispositivos para trabajar, se ve obligado a cargar con una gran cantidad de cables que podría dejarlos en casa.

“Hemos hablado con miles de usuarios de ordenadores de muchos países. Queríamos saber qué es lo que le gusta y no le gusta a la gente de los dispositivos informáticos. Obtuvimos una gran cantidad de información”, comenta Vora.

Más de 40 antropólogos, etnógrafos e investigadores de diseño visitaron 45 países para realizar miles de entrevistas. El objetivo era identificar los actuales problemas o frustraciones que tienen los usuarios a la hora de utilizar sus dispositivos informáticos personales, desde equipos de sobremesa y portátiles hasta tabletas y smartphones.

Cuatro de los 10 principales problemas estaban relacionados con los cables.
wireless

“Nos dijeron que cada vez que viajan o van a algún sitio tienen que llevar consigo una gran cantidad de cables y enchufes distintos porque cada dispositivo utiliza el suyo propio, además de los dispositivos USB e incluso, cables para monitores. No quieren cargar con ellos de un sitio a otro y muchos usuarios desean perder de vista estos cables”, afirma Vora.

De todos los usuarios encuestados, el 76% afirmó que se sentía frustrado por la falta de interoperabilidad o por la necesidad de disponer de un cable específico para cada dispositivo, mientras que el 68% detesta ver ese lío de cables a su alrededor.

“Observamos que la gente se entusiasma cuando hay algo nuevo y único que les hace más fácil la vida o que cambia el modo de hacer las cosas. Ofrecer a la gente la tecnología de carga inalámbrica suscita respuestas emotivas, como la sensación de libertad”, dice Vora.

Vora recuerda cómo la tecnología móvil Intel® Centrino® y la revolución de los puntos de conexión que llegaron al mercado en 2003 permitieron eliminar al menos un cable.

“El impacto de tan solo eliminar el cable LAN y disponer de conexión Wi-Fi en todas partes nos ha otorgado una verdadera libertad a la hora de acceder a Internet desde cualquier lugar sin necesidad de un cable”.
Martin Garner, analista de CSS Insight, afirma que la carga inalámbrica se ha visto obstaculizada por diferentes normativas, pero ahora que existen estándares similares, esta tecnología podría convertirse en algo más habitual.

“Según he podido saber sobre el sector de los smartphones, a la gente le encanta los puntos de carga inalámbrica. La tecnología fue un éxito porque la gente compró dos dispositivos: uno para el hogar y otro para el trabajo. Si se pudiera extender la carga inalámbrica a las cafeterías y otros lugares públicos sería una noticia muy buena”,
afirma Garner.

Ben Wood, colega de Garner y analista jefe de CSS Insight, está de acuerdo con esta afirmación.

“Tiene más sentido para todo el mundo aunar esfuerzos. Es una tecnología fantástica. Empezaré probando un pequeño arsenal de plataformas de carga que serán muy útiles. Puedo imaginar la tecnología integrada en cafeterías, mostradores, mobiliarios e, incluso, en los portavasos de los vehículos”, coincide Wood.

Compartir este artículo

Temas relacionados

Innovación

Leer el siguiente artículo

Read Full Story