Salud

¿Permitirán los datos de salud digital una mejor atención?

Frieda Wiley Writer

Los expertos explican cómo los cambios en la forma de pensar y las nuevas tecnologías pueden llevar a crear servicios de SALUD más inteligentes y accesibles.

En los informes se muestra que la tecnología informática sanitaria mundial podría convertirse en una industria valuada en $200 mil millones en el año 2020; sin embargo, los expertos señalan que en este momento las organizaciones sanitarias se encuentran en una etapa complicada, donde deben enfrentarse a normativas y a una oleada de tecnologías de datos de salud digital.

Con el uso de la tecnología para mejorar la calidad de la asistencia sanitaria, la seguridad y la eficiencia han avanzado con mucha dificultad. Los expertos señalan que existe una necesidad de mayor colaboración, interoperabilidad y un cambio en el uso pasivo de la información de los pacientes para utilizarla de manera activa.

Este cambio puede conducir a lo que se ha denominado “atención sanitaria automatizada”, donde computadoras analizan grandes cantidades de información sanitaria y de estilo de vida, para luego usar inteligencia artificial para ofrecer opciones basadas en datos que ayudan a los médicos a tratar a los pacientes.

Si en la industria de atención sanitaria estadounidense se utilizaran datos masivos para promover eficiencia y calidad, de acuerdo con la empresa de investigación MGI and Mckinsey, en el sector se podrían generar más de $300 mil millones en ganancias anualmente.

Pero en la mayoría de los casos, la industria de asistencia sanitaria todavía se encuentra en la era de los datos reducidos, de acuerdo con Kenneth Laliberte, gerente de soluciones de productos de Meditech, empresa que vende sistemas de información para organizaciones sanitarias.

“Todavía debemos sacar provecho de la potencia de los datos masivos”, comenta Laliberte.

registros de salud digital

Señaló que para aprovechar la potencia de los datos masivos es necesario que las organizaciones sanitarias pasen de una mentalidad retrospectiva a una prospectiva.  La capacidad de reunir, administrar y acceder a una gran variedad de información de pacientes contribuirá al bienestar de las personas, en vez de solo abordar los problemas de salud cuando se presentan las enfermedades.

Sistemas de datos que funcionan en conjunto

La información de los pacientes a menudo se presenta de manera fragmentada, no registrada de manera uniforme, y los proveedores no pueden acceder a ella cuando lo necesitan. Según Andy Bartley, arquitecto principal de soluciones del Área de Salud y Ciencias de la Vida de Intel, la administración y el uso de los datos de pacientes requieren sistemas interoperativos, y esto representa un gran desafío.

Además, señaló que Health Level Seven International y otras organizaciones de normalización abogan por protocolos uniformes de uso compartido de datos entre dispositivos de uso médico protegidos.

“No es un problema fácil de resolver, e incluso con los organismos de normalización nacionales e internacionales, todavía hay mucho trabajo por hacer para tratar de resolver dichos problemas”, destacó Bartley.

De acuerdo con Laliberte, cerca de un 80 % de los datos sanitarios están desorganizados, lo que significa que están recopilados, pero no están organizados de manera predefinida. Esto quiere decir que esta información importante no está clasificada, lo que dificulta su obtención.

“Son todos los datos que se necesitan para obtener un panorama apropiado de la población de pacientes”, comentó Laliberte.

datos de asistencia sanitaria

Además, puede haber información adicional que se considerase útil; por ejemplo, sobre el estilo de vida y el comportamiento, las condiciones del vecindario o, incluso, datos de seguimiento de la salud personal.

Laliberte comentó que la clasificación de información de manera más detallada puede ayudar a que las organizaciones sanitarias y los médicos identifiquen zonas de concentración de pacientes y enfermedades crónicas de alto costo.

De acuerdo con Mark Wagar, presidente de Heritage Medical Systems, quien dirige el cuidado de los pacientes a través de grupos médicos y prácticas independientes, incluso sin un sistema de información sanitaria universal establecido, las organizaciones todavía necesitan utilizar toda la información disponible de los pacientes.

“El hecho de que no poseamos la información en óptimas condiciones no es algo nuevo”, señaló Wagar. “A todo el mundo le preocupa que los datos masivos,[big data], no se encuentren en óptimas condiciones; por lo cual, se esperan y manipulan, pero los pacientes no pueden esperar. Se debe reunir toda la información disponible posible y consolidarla”.

Wagar afirmó que sin datos bien clasificados que se ejecuten en sistemas interoperables, las organizaciones mezclan información de distintas plataformas, incluso copias impresas y formularios escritos a mano, lo que puede resultar ineficiente y comprometer los parámetros sanitarios.

Nuevo enfoque de pago

En Estados Unidos, según World Data Bank, se gasta más que en cualquier otro país en asistencia sanitaria.  En Estados Unidos, el gasto en asistencia sanitaria aumentó casi 25 % durante la última década y, en la actualidad, supera el 17 % del PBI.

“Hay suficiente dinero para gastar en asistencia sanitaria. Tenemos que replantearlo”, señaló Mary Cooke, del Departamento de Asuntos Humanitarios, enfermera diplomada, vicepresidenta de alianzas militares estratégicas y del Plan Médico Familiar de los Servicios Uniformados del hospital John Hopkins.

“Lo más importante es el costo humano de no poder proporcionar una atención efectiva y específica. ¿Cómo podemos tener una estructura que otorgue una plataforma analítica para satisfacer nuestras necesidades?”

No es un momento fácil para ser una organización de asistencia sanitaria, comentó Bartley.

“Cada vez es más complicado ser una pequeña especialidad profesional independiente”, señaló. “Las nuevas normativas modifican la manera en que se paga por la asistencia sanitaria. Incluso grandes sistemas de salud tienen que ver cómo integrar y aumentar verticalmente la cantidad de personas cubiertas de las cuales se pueden hacer responsables con el fin de lidiar con el riesgo”.

Una nueva metodología es la eliminación de un modelo de pago de cobro por servicio y la implementación de un pago por desempeño o un sistema de asistencia sanitaria basado en valores que ofrece incentivos según las capacidades de mejorar los resultados del paciente. Bartley expresó que aquello enfatiza la gestión de poblaciones de pacientes y la salud en general, en vez de centrarse en la facturación codificada en términos médicos y transacciones de reembolso.

consulta entre médico y paciente

“De esta forma, se comienzan a alinear los distintos participantes del mercado en el sistema de asistencia sanitaria”, comentó. “Es necesario que todos, desde prestadores de asistencia sanitaria, empresas farmacéuticas, fabricantes de dispositivos médicos hasta quienes pagan por estos, modifiquen sus modelos de negocio para hacer más eficiente el proceso financiero de todo el sistema sanitario. Los pacientes también cumplen un rol fundamental en esta transformación. Con el cuidado basado en valores se estimula el bienestar, lo que significa un aumento del compromiso con conductas saludables y el manejo de enfermedades crónicas”.

De acuerdo con Bartley, las normativas como la Ley de Mejoras sobre Medicamentos Recetados y Modernización de Medicare del año 2003 y la Ley de Cuidado de Salud Asequible del año 2010, junto con la administración actual que considera realizar cambios a la ley, aportaron más conciencia a estas complejidades.

“No es tan fácil como simplemente saber reembolsar a los prestadores de asistencia sanitaria”, señaló. “Hay varias piezas en movimiento y distintos lugares donde fluye el dinero”.

Cuidado predictivo y automatizado

Bartley afirmó que el uso de tecnología de datos masivos puede aumentar el acceso a la atención médica. Un ejemplo de ello es lo que Bartley denomina “automatización de la atención médica”.

“Imagine obtener asistencia médica a través de autoservicio, según su historial y sus síntomas específicos, sin tener que ingresar y ver a nadie”, señaló. “Y que pueda realizar todo esto desde la comodidad de su casa o teléfono móvil”.

Señaló que se trata del cruce entre medicina basada en evidencia, datos masivos e inteligencia artificial. La tecnología puede ayudar a automatizar la atención médica de varias enfermedades comunes y, con el tiempo, el de las más complejas.

gráfico de inteligencia artificial

Además, señaló que un tema polémico en materia de tecnología de atención sanitaria hoy en día es el análisis predictivo, que es la capacidad de tomar datos, aplicar aprendizaje automático y desarrollar un sistema de recomendaciones predictivas.  Con esta tecnología se puede ayudar a predecir la cantidad de pacientes que visitarán una oficina en un día cualquiera o identificar a los pacientes que tengan el riesgo más elevado de contraer una cierta enfermedad.

“Se trata de utilizar los datos históricos para ayudar a predecir el futuro”, señaló Bartley. “Es una de las próximas grandes revoluciones de análisis en materia de atención sanitaria.”

Poner la infraestructura de datos en su lugar y desarrollar capacidades de análisis son solo parte del desafío. Para que las organizaciones sanitarias adopten procesos de toma de decisiones basados en datos, tiene que ocurrir un cambio masivo cultural y de mentalidad.

“La tecnología es una pequeña parte de lo que se necesita para implementar el análisis predictivo”, señaló Bartley. Se requiere de nuevos procesos y métodos para brindar atención médica.

“Poner los datos en uso ayudará a que los prestadores de asistencia sanitaria mejoren el acceso de los pacientes a atención médica de calidad y controlar los costos. Comprender bien el uso de los datos puede servir como punto de partida”.

 

Compartir este artículo

Temas relacionados

Salud

Leer el siguiente artículo

Read Full Story