El acceso lo es todo

Ciudades inteligentes: La innovación está a tu alrededor

De hecho, ni siquiera tienes que buscar las ciudades inteligentes. Ya estamos viviendo en ellas.

Las ciudades inteligentes no reciben ese nombre porque de pronto las demás ciudades se hayan vuelto tontas. Cualquier metrópolis moderna es un sistema formado por un montón de complejos componentes. Pero, normalmente, se trata de un sistema bien establecido en el que virtualmente cualquier cambio encontrará una oposición por parte de las soluciones establecidas. Las ciudades inteligentes, por otra parte, combinan nuevas tecnologías de diferentes sectores para hacer nuestras vidas más fáciles. Cualquier ciudad puede considerarse inteligente, pero algunas han tenido más éxito en este sentido, ya que han adquirido el título de “ciudad inteligente”, mientras que otras han tenido menos éxito y todavía son solo “ciudades”.

Algunas ciudades se han diseñado para ser inteligentes desde el principio.

Sus edificios conservan el calor de un modo más eficiente, e incluso, generan energía, mientras que sus instituciones se combinan en un único sistema, permitiéndoles funcionar con más fluidez. Tomemos, por ejemplo, la ciudad japonesa de Fujisawa, que se asentó en el emplazamiento donde estaba la antigua fábrica de Panasonic en 2010. Ya se han construido y vendido unas 100 casas en 19 hectáreas. Cada casa está equipada con paneles solares y generadores alimentados por gas natural para maximizar la eficiencia energética. Todas las casas están interconectadas en una sola red y la energía generada se transfiere entre ellas automáticamente. Se estima que si la ciudad no recibiera energía de fuentes externas, podría sobrevivir durante tres días utilizando sus recursos ecológicos.

Un sistema de transporte bien pensado es otro aspecto clave de las ciudades inteligentes.

Un enfoque que permite a los pasajeros seguir el recorrido de los autobuses, tranvías y metro en tiempo real, permitiéndoles planificar sus viajes con mayor precisión. Este sistema se está implementando gradualmente en Moscú, por ejemplo. Las placas electrónicas ya están en uso en las paradas del transporte público, mostrando las horas de llegada de autobuses y trolebuses en ruta.

Pero un enfoque más sofisticado para trasladarse se puede encontrar en Nevada, Estados Unidos, donde Google y GM han puesto en marcha coches que se mueven por las calles sin conductor, en su lugar utilizan un GPS y múltiples sensores. En el futuro, esta clase de coches estarán conectados entre sí para mejorar la congestión del tráfico y para contar con una conducción más segura, ya que el centro de control sabrá la ubicación de todos los vehículos, hacia dónde van y a qué velocidad.

Una ciudad inteligente también necesita servicios inteligentes. De hecho, esta es la clave de su éxito.

El acceso a la banda ancha en cada hogar nos permite hacer todo tipo de cosas sin salir de la comodidad de nuestra casa. Tomemos como ejemplo el portal pgu.mos.ru de Moscú. Se puede utilizar para pagar servicios, aparcamientos y multas, para registrar equipo especial, para concertar una cita con un notario, para ver información relacionada con la asistencia y las comidas del colegio, para solicitar registrar un matrimonio e incluso para solicitar un cambio de nombre. Pero, por supuesto, estas son solo algunas de las opciones disponibles, ya que cada vez habrá más.

Y, en otra parte del mundo, en la ciudad estadounidense de Chattanooga, un proyecto concreto de asistencia sanitaria no habría sido posible sin una conexión a Internet de alta velocidad.

Cualquier habitante con un televisor y una webcam puede consultar a un médico desde su propia casa. Se utilizan sensores inalámbricos para medir la presión sanguínea y la temperatura, esta información aparece en la pantalla del televisor y también se transmite al especialista que se encuentra “al otro lado del cable”. En casos de poca importancia, el médico puede realizar una inspección visual del paciente mediante la webcam y luego prescribir al instante la medicación correspondiente, lo que significa que el paciente no tiene ni que salir de su casa.

Los ejemplos anteriores de uso de la tecnología “inteligente” en las ciudades modernas son solo una gota de agua en el inmenso océano. Entre bastidores, puedes encontrar la videovigilancia, la tecnología para el hogar inteligente que ahorra energía y la producción automatizada. Simplemente no podemos enumerarlos todos aquí. Ciudades como Fujisawa están probando nuevas ideas que luego se pondrán en práctica a gran escala en las ciudades existentes. Y apenas nos damos cuenta de los cambios. Mucho de lo que ahora consideramos normal parecía improbable hace tan sólo 20 años. Mira atrás con frecuencia y un día te darás cuenta de que te has despertado en la ciudad inteligente del futuro.

Compartir este artículo

Temas relacionados

Innovación

Leer el siguiente artículo

Read Full Story