Moda

Proyecto cuestiona qué es valioso en la era de Internet

Iniciativa del fundador de Pirate Bay sustituye diamantes en anillos por tarjetas de memoria. ¿Será que sus datos pueden ser más valiosos que las joyas?

¿Cuál es el valor de su información? ¿Cómo determinar el valor de algo que no vemos? Conozca la psk series, un conjunto de joyas —anillos, brazaletes, etc.— en las que el diamante o la piedra se sustituye por algo tan valioso como: datos en tarjetas de memoria. Así es.

Los creadores de estas joyas fueron Addie Wagenknecht y Peter Sunde, cofundador de Pirate Bay, que pretenden “desafiar el concepto de valor en las economías tradicionales”. Según Wagenknecht, en la entrevista para Vice, esta serie habla sobre las normas culturales y ansiedades de los objetos. “Cuando te hablan de algo que es valioso, que es poco común y no se puede sustituir, naturalmente sientes interés”, comenta.

joia1

Los datos son una excepción en este contexto de lo que es valioso. Usted no los ve, pero cuando navegamos en Internet y hablamos de Google o Facebook, pagamos con nuestros datos cada vez que entramos en estas páginas. Es lo que damos a cambio del uso de los servicios.

Esta es, de hecho, la idea de los fundadores de este proyecto. Llamar la atención hacia modelos de negocios de empresas de tecnología en que los datos de los usuarios mueven sitios y plataformas, en vez del pago tradicional.

John Perry, activista de los derechos digitales y miembros de la comunidad Whole Earth Lectronic Link (conocida como the WELL), admite que Internet se ha vuelto un marketplace para nuestra información personal en vez de ofrecer información accesible y educativa.

“Nosotros pensábamos que Internet, cuando comenzó, traería espacios descentralizados en los que todos son iguales y donde todo era bonito y abierto”, dijo Wagenknecht. “Pero en vez de esto, cometimos el error de no determinar cómo Internet afectaría a los mercados existentes, entonces la web se convirtió en pequeños espacios corporativos para la gran mayoría de la sociedad”, completa.

Esta compra y venta de datos es intangible, pero el servicio Handshake intenta arrojar números exactos de cuánto cuesta. Según la empresa, una persona puede valer entre $1 600 y $8 000 USD al año en ventas directas de datos por compañías. Poner datos en joyas fue la manera que encontraron los fundadores para comunicar que los datos son algo que no puede venderse, intercambiarse, donar o incluso robar. En este sentido, necesitamos ver para creer. “Al volver a contextualizar los datos como un objeto físico —y en algo que reconocemos como valioso, el diamante— queremos hackear las implicaciones de las contribuciones en Internet y en la sociedad digital”.

Como define Vice, la psk series es sobre “cuestionar lo que que creemos valioso y mientras crea simultáneamente un objeto verdaderamente valioso que no consideramos insustituible”, afirma. Wagenknecht deja claro que el propósito del proyecto no es cuestionar el dinero. “No hay nada equivocado en ello. Es el falso valor de los datos ilimitados y el costo de la empatía y del valor humano que nunca son cuestionados y que queremos desafiar”, concluye.

Internet y su propósito original

Esta visión de que Internet acabó desvirtuada de su propósito original no es nueva. Recientemente, Nicholas Carr, uno de los más respetados escritores sobre utopía e Internet, escribió un libro llamado “Utopia is Creepy”, en el que presenta una visión pesimista sobre Internet. Un extracto del libro se publicó en Aeon.

Para Carr, Internet perdió su personalidad y terminó encerrándonos, y no liberándolos como muchas personas decían. Para él, eso existía hasta la Web 2.0, que fue cuando surgieron los sitios como MySpace, Flickr, Linkedin y Facebook. Lo que sucedió en ese medio tiempo fue que el Silicon Valley empuñó el discurso de la libertad a partir de la Web 2.0, dando un “pase libre para rehacer la cultura y encajar sus intereses comerciales”, completa.

Carr afirma que los académicos no lograron percibir que Internet generaría negocios centralizados, con información monitoreada para enriquecer a un pequeño grupo de empresarios. “Internet acabaría generando mucha riqueza, pero una riqueza concentrada en pocas manos, no esparcida”, dijo. “Emergió de Internet y que ahora se extiende profundamente en nuestras vidas y está caracterizada por una frenética producción y consumo, con poco empoderamiento e incluso menos reflexión. Es una cultura de distracción y dependencia”, dijo.

Para el escritor, esta idea de que usted tiene control sobre lo que puede hacer es utópica. “Lo que era una herramienta bajo mi control se convirtió en un medio bajo el control de otros”, completa. No es casualidad que los datos se hayan vuelto tan preciosos.

Compartir este artículo

Temas relacionados

Moda Innovación

Leer el siguiente artículo