A jugar!

Minecraft: la búsqueda de un hombre para llegar al fin del mundo

Jason Johnson Freelance writer and editor

Una aventura hacia el límite de un mundo infinito puede parecer un error eterno.

El YouTuber Kurt J. Mac se encuentra en una misión imposible en este momento. Está tratando de llegar al final de Minecraft.

Pero cabe aclarar que no está tratando de llegar al “Final”, es decir al nivel final donde luchas con un gran dragón y ganas el juego. Muchos ya lo hicieron.

En cambio, prometió caminar hasta los confines del cubo silvestre de Minecraft hasta un lugar extraño y trascendente una vez llamado “las Tierras lejanas”, y que ahora se denomina “el límite del mundo” o “el extremo del mundo”.

En cierto modo, es muy similar al centro de un agujero negro, la otrora ciudad fronteriza anárquica de Deadwood, Dakota del Sur. Se trata de un lugar donde las normas que rigen al resto del mundo fracasan.

Minecraft, quizás el juego más importante y exitoso de este siglo, es infinito. A diferencia del mundo real, en el que tarde o temprano vuelves al mismo lugar si viajas lo suficiente y mantienes el rumbo, Minecraft está programado para seguir por siempre jamás.

Al menos, ese fue el plan inicial.

Sin embargo, el sistema en el que se basa tiene dificultades para responder a las demandas de eternidad. Si te alejas demasiado del punto de partida, el código fuente, a la larga, presentará un defecto y el juego dejará de funcionar correctamente.

minecraft

Presenta “más errores a medida que te alejas más”, escribió el diseñador del juego Markus Persson, alias Notch, en una publicación de Tumblr.

Estos misterios han atraído a, por lo menos, un curioso en una peregrinación digital.

Una de las razones por la cuales es tan interesante caminar hasta el límite externo de Minecraft es sencilla. La distancia es absurda.

Hasta ahora, hace más de tres años y medio que Mac viene caminando y si mantiene el ritmo de jugar durante una hora y 15 minutos por semana, en promedio, la fecha estimada de llegada será algún día del año 2036.

Entre hoy y ese momento, atravesará kilómetros interminables de cadenas montañosas, océanos rectangulares, líneas de árboles y lagos.

El paisaje de Minecraft tiene un encanto pastoril e incluye ovejas que balan, pero este acto sin precedentes de turismo virtual es mucho más que una exploración por la exploración misma. De cierto modo, también es una exploración de la propia tecnología.

minecraft

Según Nick Montfort, profesor asociado de medios digitales del MIT, coautor de Racing the Beam: The Atari Video Computer System, los jugadores como Mac “exploran la arquitectura accidental de un juego y, en definitiva, exploran la plataforma en la que se desarrolló”.

La exploración en los juegos no es nada nuevo, por supuesto.

Desde juegos de aventura de texto de fines de los setenta como Zork hasta viajes en bicicleta modernos a través de la realidad virtualve y descubre algo es uno de los principios básicos del medio. Pero si los jugadores traspasan el camino derrotados y descubren cosas que el desarrollador nunca pensó, como Mac está tratando de hacer, están revelando verdades fundamentales sobre el propio hardware y software.

“Los errores suelen revelar algo de la plataforma en la que se basa el juego o algo subyacente”, sostuvo Montfort. “Por ejemplo, un error de textura demuestra cómo se hace la presentación de un mundo en 3D. No todo error es súper interesante, pero algunos revelan cosas fascinantes”.

minecraft

El límite de Minecraft se ajusta perfectamente a la categoría de fascinante.

Las Tierras Lejanas están en cambio constante con cada nueva versión del juego desde la versión beta, por lo tanto, es difícil decir algo absoluto sobre ellas. En general, no obstante, las cosas se descontrolarán con la física del juego mucho antes de que se llegue allí. Los desniveles se distorsionan de forma extraña, como si el artista surrealista Giorgio de Chirico reinventara Minecraft.

En una época, se había levantado una pared invisible para evitar el paso de los jugadores, pero se quitó. Más allá de eso encontramos un vacío misterioso, que parece un océano Ártico con témpanos de hielo y que llega a ser más escaso o más disperso a medida que se avanza.

Para cuando Mac llegue a las coordinadas donde comienza el fin del mundo, habrá viajado casi el equivalente a 12.874,75 km y su viaje lo habrá llevado por innumerables arreglos de diversos biomas del juego.

Si se mantiene dentro de lo programado, tendrá cuarenta y siete años, aunque ya perdió varias veces. Durante gran parte del viaje, lo acompaña su mascota Wolfie, un lobo que domesticó en el juego. Una vez, Mac y Wolfie se separaron a causa de un error, pero se reunieron más tarde, de milagro, a causa de otro error.

Como el propio viaje, los errores pueden ser fortuitos o salir muy mal. Cuando Mac llegue a su destino, dentro de muchos años, el juego habrá comenzado a rezagarse y será como caminar en arena movediza.

Es probable que el juego se cuelgue antes de que ingrese en la tierra prometida, donde el infinito choca contra los límites de la arquitectura informática como las olas contra un dique.

Pero quizás lo logre.

Compartir este artículo

Temas relacionados

Games

Leer el siguiente artículo

Read Full Story