A jugar!

La tecnología computacional intensifica los juegos de estrategia

Jason Johnson Freelance writer and editor

Los desarrolladores de juegos están empleando procesadores y software innovadores para crear mundos irresistiblemente envolventes y desafiantes.

Imagine que lidera un campo de batalla interplanetario que se extiende por todo un continente, con miles de tanques, aviones de combate y cadenas de suministro que dejan una estela de destrucción a su paso. Cuando aleja el zoom, puede ver en el mapa cómo aumenta la cantidad de escuadrones enemigos, que forman parte de complejas estrategias de batalla que responden dinámicamente a las tácticas de los jugadores en tiempo real.

El juego es Ashes of the Singularity y es pionero en un giro épico que la industria está haciendo hacia nuevas posibilidades de modos de juego.

Ashes es uno de los primeros juegos para PC que aprovecha el salto en el desempeño de los procesadores multicore que genera DirectX 12, la colección de interfaces de programación de aplicaciones (API) de Microsoft para las aplicaciones de juegos y multimedia. Microsoft trabajó con Intel para mejorar la versión más reciente de DirectX, con el fin de que funcione mejor con hyperthreading y la computación paralela.

Hyperthreading es una característica de los procesadores Intel Core que hace que cada núcleo físico de la unidad central de procesamiento (CPU) aparezca como dos núcleos lógicos. La computación paralela es aquella en que ocurren y se ejecutan muchos cálculos de manera simultánea, de modo que las necesidades de computación exigente se pueden dividir en partes más pequeñas y, así, se pueden resolver al mismo tiempo.

Estos avances permiten a los desarrolladores de juegos crear experiencias más ricas, que requieren una potencia de procesamiento mayor y más rápida.

Ashes_strategy game

Según el revisor de IGN, TJ Shafer, quien pone énfasis en el pensamiento de alto nivel, “Ashes of Singularity” es uno de aquellos juegos que aparecen cada cierto tiempo y nos abofetea en la cara para recordarnos lo que significa la palabra “estrategia””.

“Se trata de un ejercicio mental desafiante y cautivante en materia de estrategia, que mantiene mi mente ocupada con conformaciones de ejércitos, sincronizaciones y planes de posicionamiento de tableros, incluso cuando no estoy jugando”.

Tecnología enfocada en modos de juego

La tecnología de la unidad de procesamiento gráfico (GPU), que siempre está mejorando, permite a los desarrolladores de juegos nuevos crear visualizaciones increíbles. Las GPU manejan intensas representaciones en 3D y proporcionan texturas ricas y sin problemas a los entornos de los juegos, lo que los hace ver reales o de otro mundo.

Ashes_ strategy game_desert_war

Para introducir nuevas características de juegos y experiencias interactivas, los desarrolladores dependen del cerebro de la computadora, la CPU. Los núcleos de la CPU son excelentes cuando se trata de manejar la física realista, como el movimiento de las nubes o una bandera flameando en el viento, y también la inteligencia artificial, en la que el juego se adapta a los movimientos del jugador. Para lograr el mejor resultado en los juegos envolventes como Ashes, es esencial poseer una plataforma para PC equilibrada con una CPU multicore rápida y buenos gráficos.

Hoy en día, los procesadores para PC modernos tienen más de un núcleo, lo que, en esencia, proporciona a los desarrolladores la posibilidad de emplear la potencia computacional de varias CPU en un sistema.

La versión 2015 de DirectX facilitó aún más a los desarrolladores el uso de más de un núcleo a la vez para implementar elementos inteligentes, reactivos y adaptables a los juegos. Permite a los desarrolladores utilizar varios núcleos simultáneamente y ayuda a la GPU a manejar con mayor eficiencia todas las tareas gráficas.

Ashes_dreadnought_fight

Ashes of the Singularity demuestra lo que esto quiere decir para los juegos: presenta ejércitos cuyo tamaño se compara al del ejército estadounidense. Con la capacidad de posicionar grandes cantidades de inteligencia artificial adaptable en el campo de batalla, un equipo artificialmente inteligente podría desafiar la táctica de un jugador humano a nivel macro.

Los beneficios para los juegos de estrategia en tiempo real

Los diseñadores de juegos creen que los juegos de estrategia en tiempo real (RTS), como Ashes of the Singularity, están listos para sacar el mayor provecho de la nueva generación de microprocesadores.

Según Brad Wardell, quien posee 22 años de experiencia en la producción y el diseño de cotizados juegos RTS, como Galactic Civilizations y Sins of a Solar Empire, los juegos RTS siempre han estado atados por las capacidades del hardware. Actualmente, es el presidente ejecutivo de Stardock y el diseñador principal de Ashes of the Singularity.

Ashes_great_battle

Para lograr la complejidad y el realismo que desean, los diseñadores de RTS colocan la cantidad de unidades (de personajes y objetos) en el campo de batalla que les permite el hardware. Algunos diseñadores atribuyeron las limitaciones de los procesadores de uno y dos núcleos al largo período de estancamiento que vino después de la época dorada de los juegos RTS, en los 90 y principios de 2000.

Según Dan Baker, cofundador de Oxide Games y uno de los desarrolladores de Ashes of the Singularity, “En el pasado, cuando uno jugaba un juego RTS, entraba en una gran batalla y de pronto la CPU se sobrecargaba, por lo que el juego se ralentizaba”.

“No hay mucho que pueda hacer una sola CPU”.

ashes_v12_newvisualeffectoptions

Según Baker, los fanáticos de los juegos RTA tienen poca tolerancia a la inteligencia artificial para tontos y las escenas que dificultan el desempeño sin problemas. Y cuando aparecen juegos nuevos, esperan que sean algo que nunca antes hayan visto.

El futuro de la estrategia en tiempo real

Wardell cree que la tecnología multicore marcará el puntapié inicial en la nueva generación de juegos RTS dirigidos por inteligencia artificial mejorada para ofrecer nuevas experiencias de juego.

Por ejemplo, en Ashes of the Singularity, los enemigos piensan y se mueven más rápido, de modo que en cualquier momento pueden haber más de ellos en la pantalla, quienes atacarán de forma dinámica y conspirarán en tiempo real.

Si detecta seis o más núcleos, el juego desbloqueará la posibilidad de que los jugadores vean el mapa en su mayor tamaño, algo que no es posible en sistemas con menor potencia. Jugar en contra de hordas de unidades de IA a este nivel requiere de enormes recursos de CPU para procesar la simulación y la IA; de hecho, la CPU se convierte en el cuello de botella.

A medida que se sigue innovando en las CPU, aún más desarrolladores de juegos pueden emplear procesadores de seis o incluso diez núcleos, como el nuevo Intel Core i7-6950X Broadwell-E Extreme Edition. Quienes de verdad ganan con estos avances son los fanáticos que buscan nuevos desafíos y enemigos más inteligentes en el campo de batalla.

Wardel dijo: “Finalmente, queremos ver a los jugadores disfrutar de conquistas mundiales, en las que un jugador humano se enfrenta a 140 jugadores computacionales”. “Sin embargo, simular esa cantidad de jugadores de IA sería difícil sin una CPU de ocho núcleos. Así que por ahora, esperamos y evolucionamos”.

Compartir este artículo

Temas relacionados

Entretenimiento Games

Leer el siguiente artículo

Read Full Story