Estilo de vida

Inspirar el amor por la naturaleza con VR

Jason Johnson Freelance writer and editor

Desde las construcciones de arenisca de Petra hasta las paredes de granito auténtico de Yosemite, el fotógrafo computacional Greg Downing captura lugares alucinantes en VR.

El fotógrafo Greg Downing creyó que rentar un asno sería una buena idea para viajar por los angostos riscos de las ruinas perdidas de Petra. Después de todo, es un trayecto empinado hasta el sitio arqueológico en Jordania, más unos 850 peldaños adicionales tan solo para entrar al monasterio.

Desafortunadamente, el asno no estuvo de acuerdo.

El animal corcoveó y rebuznó el camino completo hasta la cima, amenazando con lanzar a Downing de su lomo. Para mantener al asno en movimiento, un niño beduino corrió detrás, golpeando a la bestia con una vara. Dando saltos de roca en roca, llegaron a la ciudad roja, recientemente nombrada una de las nuevas Siete maravillas del mundo.

dos asnos
Los asnos son una forma común de transporte por los riscos inclinados y los peldaños angostos para llegar a Petra.

Entre las antiguas estructuras de Petra se incluyen miles de pequeñas casas y tumbas excavadas en los riscos de arenisca. Downing viajó ahí para capturar imágenes de El Tesoro, un monumento excavado y adornado. Los amantes de las películas de aventuras pueden reconocerlo como el lugar de descanso del Santo Grial en la película Indiana Jones y la Última Cruzada.

Sin embargo, esta no fue una asignación fotográfica típica. Downing lleva la fotografía al extremo, gracias a la captura de múltiples imágenes que empalma posteriormente en experiencias de realidad virtual (VR, por sus siglas en inglés) que inspiran a los usuarios a proteger el mundo natural.

“Como artista, siempre me ha interesado hacer fotografía tridimensional”, señaló Downing, quien ha pasado los últimos 20 años viajando por su trabajo a destinos lejanos. Su trabajo se ha expuesto en el Museo Americano de Historia Natural, el Museo de Arte de Cincinnati y el Museo de Naturaleza y Ciencia de Denver.

Sus viajes en VR han invitado a los espectadores a planear sobre los arbotantes de la Catedral de Nuestra Señora de París, descender hacia la falla de San Andrés en California y aventurarse por los tubos volcánicos de Islandia con la cantante Bjork.

Gracias a la creación de fotografías en las cuales las personas puedan entrar, Downing educa e inspira el conocimiento de los problemas ambientales reales. Lo que desea es que el público pueda ver el mundo desde nuevas perspectivas.

Usar tecnología de superhéroes para el bien mundial

A Downing, 45, lo atraen proyectos que dejen impresiones duraderas.

Así como las fotografías de Ansel Adams de las montañas de Sierra Nevada convencieron al Presidente Roosevelt de fundar el Parque Nacional Cañón de los Reyes en 1940, Downing cree que la tecnología envolvente actual se debe utilizar en beneficio del medio ambiente.

“Muchos de los grandes cambios sociales se debieron a la fotografía”, señaló Downing. “Quise encontrar la forma de hacer un impacto con efectos visuales”.

Greg Downing
Greg Downing viaja por el mundo para capturar la naturaleza en VR.

Pero no siempre tuvo esta perspectiva. Por muchos años, Downing trabajó en Hollywood con efectos especiales en éxitos de taquilla como Spider-Man 3, Soy Leyenda y Viaje 2: La Isla Misteriosa. Después de crear demasiadas versiones virtuales de la Ciudad de Nueva York, dijo que se cansó de ver que algún héroe de acción destruyera su trabajo.

Junto con Eric Hanson, otro experto de efectos visuales, fundó xRez Studio en 2006. Unieron fuerzas para trabajar en proyectos que tuvieran un impacto ambiental, gracias a la fotografía panorámica de gigapíxeles, el modelado de terreno digital basado en LIDAR y la representación computacional en 3D para ayudar al Servicio de Parques Nacionales de EE. UU. a estudiar el problema de desprendimiento de rocas en el Parque Nacional Yosemite.

Al proyecto se le unieron más de 70 fotógrafos y se tomaron más de 10,000 imágenes para crear un panorama fotográfico detallado, el que usan ahora los equipos de búsqueda y rescate del Servicio de Parques, así como los geólogos para estudiar el desprendimiento de rocas en el valle. Si se imprimiera, la imagen panorámica mediría 90,000 píxeles de ancho y 15.2 metros (50 pies) de largo.

Un llamado constante hacia grandes entornos al aire libre condujeron a Downing a capturar fotos esféricas del Cañón del Antílope en Arizona y registrar el desierto de Nuevo México para la obra Pull of the Moon, un proyecto artístico colaborativo creado por el artista disidente chino Ai Weiwei y el artista navajo Bert Benally.

“De hecho, estuvimos juntos en un volcán el verano pasado”, detalló Peter Martin, productor de VR, quien recientemente colaboró con Downing para capturar el Museo Smithsoniano de Arte Americano en VR para Intel.

“Él está lleno de aventuras y acepta el desafío”.

Tomar fotos que las personas puedan explorar

En estos días, Downing está enfocado principalmente en la VR, fusionando las técnicas fotográficas de antaño con las nuevas tecnologías.

“Greg es un científico fotográfico”, señaló Rajeev Puran, gerente de desarrollo comercial de Intel. “Toma fotografías inmóviles de lugares, ya sea con cámaras o drones, y las convierte en entornos en 3D”.

Si Downing es un científico, su ciencia es la fotogrametría: una técnica concebida por primera vez por Leonardo da Vinci, la cual aplica mediciones a las fotos para crear imágenes en 3D.

No solo toma imágenes de un paisaje, sino que Downing también mide las distancias entre los objetos. Luego, gracias a una computadora, lo reconstruye todo con esmero, una a una.

Ya que imitan fielmente la realidad, las creaciones en VR de Downing son útiles para educar a las personas sobre la importancia de los problemas ambientales. Tan solo el mes pasado, Downing terminó la producción de un documental sobre el deshielo de los glaciares en Groenlandia para PBS.

Desde turista en 360 a viajero en VR

Quizás la simpatía de Downing por el planeta se originó por sus primeros recuerdos viajando con mochila por Europa. Cuando tenía 20, viajó para capturar panoramas en 360 grados de las ruinas romanas, festejando en los techos de hostales durante las cálidas noches.

Desarrolló un cariño a tomarles fotos a pequeñas villas medievales francesas en los Alpes. Su favorita era Bussana Vecchia, que casi fue destruida en un enorme terremoto hace un siglo. El techo de la iglesia local había colapsado, de modo que los frescos en las paredes estaban al aire libre.

Para Downing, estas excursiones en su juventud fueron el comienzo de su fascinación con el mundo, y ahora quiere compartir esas experiencias con el público mediante la realidad virtual.

“Mientras más aprendo de los lugares especiales del planeta, más increíble parece todo”, comentó.

Con la tecnología de VR, casi todas las personas pueden participar en sus increíbles aventuras.

Suscripción al boletín de iQ

 

Compartir este artículo

Temas relacionados

Estilo de vida

Leer el siguiente artículo

Read Full Story