A jugar!

“Gaymers” crean un espacio acogedor para todos

Carli Velocci Author, Kill Screen

Una convención de videojuegos para la comunidad LGBT invita a todas las minorías en el mundo de los juegos.

No es ninguna novedad saber que los videojuegos tienen un problema de inclusión. Desde el acoso público reciente y los insultos en línea hasta el prejuicio descarado contra las mujeres en los eventos de juegos, se está sometiendo a la industria del juego a un escrutinio muy necesario.

Según Matt Conn, uno de los fundadores de GaymerX, una convención de juegos orientada a la comunidad LGBT, el prejuicio en la comunidad de juegos existe desde siempre.

Pero GaymerX podría cambiar esa situación

.gamers

En su tercera edición, GaymerX se llevará a cabo en San Jose, California, del 11 al 13 de diciembre de 2015. Esta vez, se amplió el alcance de la conferencia para incluir a todas las personas que juegan videojuegos, en lugar de limitar su convocatoria a “gaymers” LGBT.

El tema y el debate en torno a la diversidad y la idea de espacios seguros forman parte de las principales motivaciones de Conn, pero el mensaje más amplio ha cambiado. Ahora, se trata de cómo “todos juegan”.

GaymerX es un ejemplo concreto de cómo cambiar una cultura de la exclusión mediante la inclusión. Sin embargo, un cambio de semejante envergadura no se produce fácilmente. Hace tiempo que la conferencia suscita la oposición de las personas que consideran que una conferencia de juegos orientada a la comunidad homosexual es inútil.

Por estos mismos motivos, algunas personas piensan que si existen eventos de orgullo gay, también deberían existen eventos de orgullo hetero y que debería ser una avenida de doble mano a pesar de las diferencias en la estructura de poder entre la comunidad heterosexual y la comunidad LGBT.

Junto con otros opositores, la Iglesia Bautista de Westboro criticó el evento GaymerX al señalar que era contraproducente para los juegos.

“Pensaban que era una mala idea porque la segregación no es beneficiosa para la comunidad”, explicó Conn. “Consideré que era mi obligación ayudar a explicar por qué no compartía esa idea”, lo que ha tratado de hacer mediante GaymerX.

Conn ha enfrentado las divisiones durante toda su vida, ya que siente que no encaja ni en la comunidad de juegos ni en la comunidad gay. Creció en la zona rural de Vermont y dedicó su tiempo libre a los videojuegos, pero nunca se sintió totalmente a gusto con los juegos que jugaba.

Se sentía de igual modo cuando participaba en eventos sociales gay, en los que se formaban algunas “camarillas”, como las llamaba, para excluir sin querer a los geeks gay. Si bien se encuentran en dos extremos diferentes de un espectro que parecen nunca cruzarse, las comunidades son sumamente similares.

“[Los gays] crearon estos grupos muy específicos en los que tienen que encajar las personas y si no lo hacen, por razones de seguridad, te rechazan”, señaló Conn. “Pasa lo mismo en el mundo de los juegos. Si no eres varón, blanco y hetero, es muy fácil que te rechacen”.

El primerísimo GaymerX se realizó para que las personas como Conn se pudieran sentir acogidas y a gusto. Pero después de unos años, los fundadores comprendieron que el panorama era más amplio: había personas que pertenecían a otras categorías (o que eran totalmente ajenas a las categorías) que asistían al evento pese a que estaba orientado a jugadores LGBT.

gamers

Durante la primera convención, los empleados observaron que alrededor del 20 al 30 % de los asistentes no eran hombres. En el segundo año, esa cifra aumentó un 50 %, como mínimo. Los paneles abarcaron desde debates sobre la comunidad gay hasta reflexiones sobre los derechos de la mujer y de las minorías en relación con los juegos. La idea de crear un espacio seguro sobrepasó lo que habían anticipado Conn y los demás.

A medida que fueron creciendo los eventos, también aumentó la cantidad de personas con ganas de hablar sobre cómo abordar los prejuicios culturales, de género y de orientación sexual en los juegos, según explicó Conn.

El lema de GaymerX es “Todos juegan”. Conn lo imagina a la vanguardia de la creación de espacios seguros para los geeks jugadores que quedan excluidos de la descripción demográfica típica de hombre blanco y heterosexual.

Conn explicó que el personal brinda a los voluntarios una vasta capacitación a fin de enseñarles y sensibilizarlos a los temas de género y sexualidad. Implementan baños unisex, tienen opciones para poner pronombres en las credenciales y cuentan con varios paneles que se proponen reflejar la diversidad de perspectivas mediante debates sobre todo, desde cómo crear un podcast hasta si un personaje llamado Iron Bull en el popular juego de rol Dragon Age es sexy.

En lo que respecta al futuro de GaymerX, todo dependerá del tiempo durante el cual las personas lo necesiten.

“Dentro de cincuenta años seguirán existiendo personas homofóbicas y transfóbicas que creen que esas cosas son pecados y que no deben reconocerse”, señaló Conn. “Siempre va a haber lugares en los que las personas no se sienten muy a gusto”.

Gracias a movimientos como el de GaymerX, también existirán lugares donde las personas sí se sienten a gusto.

iq2

Los mundos recreados en los videojuegos son tan variados y coloridos como el mundo real externo. En el marco de un análisis más amplio de la diversidad en nuestro mundo, en esta serie se explora el talento delante y detrás de los juegos que las personas juegan.

Compartir este artículo

Temas relacionados

Games

Leer el siguiente artículo

Read Full Story