A jugar!

¿En qué forma la I.A. está cambiando el futuro de los juegos interactivos?

Zach Budgor Writer

Los personajes y máquinas con inteligencia artificial brindan un nuevo nivel de imprevisibilidad y personalización a la nueva generación de juegos interactivos.

En la película del 2013 Ella, el protagonista Theodore juega un videojuego donde es sorprendido por un personaje animado con inteligencia artificial, muy salvaje y soez. El pequeño alienígena de lengua sucia inicia una conversación con Theodore, aunque termina siendo de poca ayuda y muy testarudo. Tras darse cuenta de que es una prueba, Theodore responde los insultos en una batalla verbal que termina con el alienígena mostrándole el camino que debe seguir.

Ella es ciencia ficción, pero ese juego interactivo casi humano que aparece en la película puede estar pronto a hacerse real. Creado por el diseñador de juegos David O’Reilly, el niño alienígena del juego nos ofrece una idea de cómo la inteligencia artificial (I.A.) y el aprendizaje automático podrían hacer que los juegos del futuro sean más interactivos y cautivadores que nunca antes.

“El uso más fascinante del aprendizaje automático es cuando la I.A. aprende sobre nosotros, ademas de aprender sobre sí mismo y sobre los personajes que escribimos”, dijo Guy Gadney, director de The Suspect, un thriller interactivo de I.A.

The Suspect utiliza el aprendizaje automático para poner a los jugadores en una conversación con la mente maestra criminal ficticia, Markus Winter. Para salvar a alguno de sus rehenes, los jugadores deben utilizar tácticas de interrogatorio para tratar de superarlo.

De forma similar a un chatbot, la experiencia hace que los jugadores escriban respuestas a Winter y, luego, la I.A. responde de inmediato. Buscando aproximarse al tipo de conversación orgánica y astuta que se vio en Ella, el uso de Gadney de la tecnología de aprendizaje automático añade una intensidad y suspenso naturales.

“Queríamos crear suspenso, lo cual solo ocurre cuando una máquina se aparta del sentido común y presenta una situación que nadie se esperaba”, afirmó Gadney. “Como humanos, nos comunicamos. Es lo que hace que algo sea realmente creíble”.

Juegos interactivos: The Suspect

El software tradicional es un conjunto de reglas estrictas que una máquina sigue al pie de la letra. Normalmente, una computadora solo ejecuta esa cadena de mando, pero el aprendizaje automático permite que la computadora descubra las reglas con tiempo y experimentación.

“El aprendizaje automático se define como un tipo de programas donde el desempeño mejora con el tiempo”, explicó Pradeep Dubey, un colega de Intel y director del Laboratorio de programación paralela. “A medida que el programa procesa más datos, se vuelve cada vez mejor”.

George Dolbier, director de Tecnología de medios interactivos en IBM América del norte, describe el aprendizaje automático como “una forma de escribir software con datos en vez de un código”. “El software toma decisiones, realiza acciones basándose en estadísticas y cambia su comportamiento con base en los nuevos datos”, afirmó Dolbier.

AI Interactive Games_The Suspect_The Project Company

Debido a su astucia, las tecnologías de aprendizaje automático e I.A. abren un mundo de posibilidades creativas, según afirma Dolbier. Puede aplicarse a “casi cualquier aspecto de la experiencia de juego en el futuro, ya sea decidiendo cómo ajustar la dificultad y las recompensas para ciertos jugadores, analizando cantidades masivas de datos de jugador o creando personalidades totalmente ficticias con las que interactuar”, dijo Dolbier.

Anteriormente en mayo, por ejemplo, el Youtuber SethBling escribió un programa llamado MarI/O, el cual aprende por su cuenta cómo jugar Super Mario World. A diferencia de otra I.A., esta comenzó sin directivas previas, pues al igual que los jugadores humanos, aprendió a navegar por el nivel por medio de ensayo y error.

MarI/O no estaba necesariamente “pensando” en cómo ganar el juego. Después de cada muerte, repetía sus éxitos e intentaba nuevas cosas al azar para reemplazar los errores. Aunque se aproximaba a las facultades humanas, la mentalidad de máquina de MarI/O se hizo aparente a través de su total enfoque en alcanzar la meta final, ignorando la tentación de los potenciadores y las monedas en el camino; algo que un jugador humano probablemente no haría.

Juegos interactivos: The Suspect

El aprendizaje automático puede no estar listo para replicar la conducta humana en su totalidad, pero Gadney cree que puede brindar un elemento más humano a la forma en que las personas interactúan con la tecnología.

“A medida que crecemos, aprendemos por medio de la experiencia y las emociones”, explicó Gadney. “Y si podemos usar el aprendizaje automático para recrearlo y ponerlo en una experiencia interactiva, entonces creo que estamos llegando a algún lado”.

El aprendizaje automático transmite la experiencia única de The Suspect, pero eso no significa que el juego se escriba por su cuenta o que la historia sea aleatoria. Se utilizó en combinación con otras formas más tradicionales de diseño de juegos.

Juegos interactivos: The Suspect

Gadney afirmó que la mejor forma de considerar actualmente el aprendizaje automático en el diseño de juegos es como otra herramienta, similar a una brocha. Es una herramienta que está lejos de ser perfecta.

En marzo, el bot Tay de Microsoft para Twitter supuestamente debía aprender cómo tener una conversación casual con cualquiera que interactuase con ella. Sin embargo, luego de 24 horas de troleo coordinado, terminó lanzando discursos de odio y fue apagada. Esto enfatizó la necesidad de equilibrar la libertad y los conjuntos de reglas señaladas; como identificar a los trolls en un foro en línea.

Algún día, el aprendizaje automático se verá tan fluido y personal como la inteligencia artificial presentada en Ella. Actualmente, los juegos están muy lejos de eso, pero pareciera que se abre todo un nuevo mundo cuando los jugadores pueden tener conversaciones y construir relaciones más naturales con la I.A., de acuerdo con David O’Reily, el creador del niño alienígena.

Las máquinas están dando la competencia a la inteligencia humana, según afirma Dubey.

“Ya no es solo una teoría”, afirma Dubey. “En la práctica, las máquinas ya han desarrollado una mejor precisión que la que, a veces, puede alcanzar el mejor de los humanos”.

Compartir este artículo

Temas relacionados

Games

Leer el siguiente artículo

Read Full Story