A jugar!

El problema del dopaje en los deportes electrónicos

Con la profesionalización, los deportes electrónicos comienzan a sufrir los mismos problemas que los deportes tradicionales: el uso indiscriminado de drogas para aumentar el rendimiento

Aunque son recientes, los deportes electrónicos tienen toda la infraestructura que se espera de una categoría deportiva consolidada: ligas profesionales, grandes premios en efectivo, muchos patrocinadores y deportistas que son verdaderas estrellas en el medio. Lamentablemente, el crecimiento de la modalidad competitiva de los juegos digitales no solo trajo la prosperidad económica y los medios de comunicación de los deportes de alto rendimiento, sino también algunos de los problemas graves que sufren las categorías profesionales, como los escándalos relacionados con el consumo de drogas por parte de los deportistas.

El comienzo de la crisis se produjo en julio de 2015 con una entrevista concedida por el ciberatleta Kory SEMPHIS Friesen, jugador profesional de Counter-Strike: Global Offensive, al streamer Launders. En la conversación, admitió que todo su equipo Cloud9 estaba bajo la influencia de Adderall, una droga estimulante que se utiliza para tratar el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), durante una competencia que ofrecía como premio doscientos cincuenta mil dólares.

Adderall es una droga sumamente popular en los Estados Unidos entre los estudiantes universitarios y profesionales que necesitan mantener la concentración durante jornadas largas y agotadoras de esfuerzo intelectual. Algunos especialistas consideran que el problema del abuso de Adderall es endémico y por ello ha motivado estudios sobre sus efectos en los ámbitos académicos y corporativos. Aunque esta droga se vende con receta, se consigue con facilidad y de forma indiscriminada para fines totalmente distintos de los originales, al igual que lo que ocurre con la Ritalina en Brasil. La droga se popularizó entre los ciberatletas para ayudar a mantener la atención durante las largas horas de entrenamiento y competencias, pero, al igual que otros estimulantes, puede traer consecuencias tales como dolores de cabeza constantes, ansiedad, insomnio, taquicardia y problemas digestivos.

La declaración de SEMPHIS suscitó un intenso debate sobre la política relacionada a las drogas de las principales ligas profesionales de los deportes electrónicos, principalmente la Electronic Sports League (ESL). Por ejemplo, el reglamento de ESL One, una de las principales competencias de la liga, no incluye ninguna especificación acerca de los medicamentos permitidos o prohibidos, y solo ofrece una línea genérica sobre las drogas y el alcohol que establece que “queda totalmente prohibido participar en un juego, en línea o fuera de línea, bajo la influencia de alguna droga, alcohol u otro tipo de sustancia que altere el desempeño, y quien incurra en esta infracción será sancionado con la expulsión de ESL One”. Como la palabra “droga” tiene un significado muy amplio, el texto no resulta ser muy eficaz, ya que no determina con exactitud qué sustancias no se tolerarán en las competencias. Cuando la entrevista de SEMPHIS se transmitió no se hacían pruebas de detección de drogas entre los deportistas y solo después del escándalo, la ESL dio a conocer un comunicado en el que anunció los primeros pasos para poner en práctica una política de lucha contra el dopaje en sus competencias.

La propuesta de ESL incluye la colaboración con los organismos nacionales e internacionales de control de drogas, como el alemán NADA (Nationale Anti Doping Agentur) y la WADA (World Anti Doping Agency, con sede en Canadá), con la posibilidad de forjar nuevas alianzas en el futuro. La liga también determinó el comienzo de pruebas sorpresa en sus principales competencias: Intel Extreme Masters, ESL One y ESL ESEA Pro League. Aunque eran figuras cruciales de las medidas adoptadas por la ESL, SEMPHIS y su equipo no fueron sancionados, ya que la ESL no pudo determinar con carácter retroactivo si habían estado realmente bajo la influencia de sustancias en la competencia en cuestión.

Con las nuevas políticas, se espera que otras ligas sigan el ejemplo de la ESL y que las políticas antidopaje se conviertan en una norma estándar en las competencias de deportes electrónicos. En una entrevista para PC Gamer, Michal Blicharz, director general de la liga, señaló que la medida es importante para el crecimiento de los deportes electrónicos y la integridad de las competencias futuras. “Somos una empresa con la palabra ‘deportes’ en el nombre. La integridad de nuestras competencias es un parámetro de lo que hacemos. (…) En los últimos 18 meses los salarios de los mejores jugadores de los deportes electrónicos aumentaron diez veces y los premios en efectivo superan los millones. La tentación para los jugadores es grande, por lo tanto, más que nunca, es nuestro trabajo educar a los jugadores, preservar la integridad de nuestras competencias y, si es necesario, sancionar a los que incumplan las normas”.

Compartir este artículo

Temas relacionados

Games Salud

Leer el siguiente artículo

Read Full Story