A jugar!

¿Cómo los videojuegos pueden ayudar a aprender?

aprendizaje

Los investigadores y docentes comprendieron el potencial educativo de los juegos e incorporaron videojuegos en el aula

A menudo, los videojuegos se consideran como villanos del proceso de aprendizaje, como si fueran una fuente de distracciones que hacen que los estudiantes se desconcentren de los estudios. Pero esta percepción comenzó a cambiar con el descubrimiento de que los juegos pueden ser aliados en el proceso de enseñanza cuando se orientan a los temas que forman parte del plan de estudios y se aplican con una metodología adecuada en el aula.

Según una investigación realizada por la Federación de Científicos Norteamericanos en 2013, contrariamente a lo que se cree los videojuegos no hacen que los niños sea antisociales, dificultando su desarrollo en la escuela. De hecho, el estudio demuestra que los videojuegos ayudan a desarrollar funciones de colaboración, ya que el 70% de los niños y adolescentes estudiados jugaban con una persona, como mínimo, y elaboraban juntas estrategias para resolver problemas. También se determinó que jugar con videojuegos favorece algunas habilidades cognitivas que son útiles en materias como matemática y física, como la percepción espacial y la capacidad de rotar mentalmente objetos en 3D. E incluso los juegos casuales como Angry Birds y Candy Crush son muy beneficiosos, ya que ayudan a mejorar el estado de ánimo y a controlar la ansiedad común entre los estudiantes.

Y algunas escuelas ya empezaron a usar los videojuegos en el aula con resultados óptimos. Los juegos educativos que acompañan el contenido trabajado son cada vez más comunes en el paquete de material didáctico ofrecido por las escuelas, que consiste en el catálogo de los editores que se dedican a la educación y ofrecen versiones interactivas para tablets de sus libros de texto impresos. Un buen ejemplo de esta práctica se documentó en un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Nueva York y la Universidad de la Ciudad de Nueva York. La investigación demostró que el uso de juegos de matemáticas entre los estudiantes de secundaria aumentó su disposición a aprender. “El creciente interés que observamos en las condiciones de competencia y colaboración sugiere que los juegos educativos pueden promover el deseo de aprender y las intenciones de volver a participar en el material, y en el largo plazo, pueden estimular los estudiantes independientes y autónomos”, señaló Paul O’Keefe, post-doctorado en la época del estudio y actualmente investigador en el departamento de psicología de la Universidad de Stanford.

Pero no solo son los juegos creados exclusivamente con fines educativos los que pueden ayudar en el desarrollo de las clases. Se pueden integrar los juegos comerciales en el entorno escolar de varias maneras: por ejemplo, un juego histórico puede promover el debate de su ambiente entre los estudiantes. Los videojuegos como las series Age of Empires, Total War y Civilization presentan simulaciones de estrategias de guerras de diferentes civilizaciones históricas, así como detalles sobre los tipos de construcciones utilizadas por ellas y sus economías. Por su parte, los juegos con paisajes contemporáneos pueden llevar al estudiante a reflexionar sobre las relaciones humanas de hoy en día, sobre todo con la creciente diversidad de representaciones tratadas en los juegos.

Un ejemplo de este tipo de trabajo es la investigación desarrollada por NuGAME (Núcleo de videojuegos, actividades y metodología de la enseñanza), que tiene lugar en el Colegio Pedro II, en Río de Janeiro. El grupo, en el que los profesores y estudiantes se desempeñan como investigadores, utiliza los juegos Assassin’s Creed y Street Fighter II para debatir la historia y la geografía, y el juego GTA, para debatir los paisajes urbanos. El sitio del proyecto ofrece artículos y propuestas de actividades a los profesores interesados en incorporar los videojuegos en sus propias aulas.

Y no solo se trata de la escuela donde los videojuegos favorecen el proceso educativo. En México, que enfrenta índices altísimos de deserción escolar, una desarrolladora decidió usar un juego digital para combatir esa situación. El videojuego Local Heroes es un proyecto de la desarrolladora independiente Ncite y se sustentó económicamente mediante una campaña de financiamiento colectivo. Según el creador del proyecto Jochen Siess, en una entrevista para el sitio Unreasonable, el juego se inspiró en las conversaciones con su hijo, que quiere ser educado de una forma lúdica y divertida.

Fuente: Comunicado de prensa
Fuente: Comunicado de prensa

En Local Heroes los jóvenes jugadores tienen la oportunidad de experimentar diferentes profesiones, a través de simulaciones, y por lo tanto se sienten motivados para completar sus estudios y seguir una carrera. Además de cumplir con las tareas básicas del trabajo cotidiano, también deben controlar sus finanzas. El juego ayuda a dar una guía vocacional a los indecisos y aumentar la comprensión del proceso de aprendizaje para los profesores, ya que está desarrollado en una plataforma que registra el tiempo y las dificultades que los estudiantes tuvieron para superar cada reto propuesto.

Y las posibilidades para el uso de videojuegos en las escuelas son aún mayores con la llegada de herramientas de realidad virtual, como Oculus Rift y Microsoft Hololens. Para este último, la propia Microsoft promocionó algunas demostraciones del potencial del dispositivo para el desarrollo de aulas interactivas y otras actividades educativas, inclusive aliadas del juego Minecraft.

Es posible que pronto los videojuegos en el aula no sean más considerados como un elemento inusual, sino como una parte esencial del material didáctico. Ya existen numerosas posibilidades que ofrecen los juegos digitales para contribuir al crecimiento de los estudiantes.

Compartir este artículo

Temas relacionados

Games

Leer el siguiente artículo

Read Full Story