Educación

Codificación 101: primeros pasos como adulto

La tecnología sigue desempeñando un papel importante en la vida cotidiana; sin embargo, aquellos que no fueron expuestos a computadoras o a lenguajes de programación en la escuela están descubriendo que tienen dos opciones: aprender nuevas habilidades o quedarse atrás.

Una noche, un niño con ideas analíticas, Joachim Horn, estudiaba en la mesa de la cocina mientras su hermano menor Sam cocinaba pasta. Sam siempre ha sido una persona creativa y con facilidad para hacer cosas con las manos.

Joachim era envidioso de las habilidades culinarias de Sam… deseaba poder cocinar. Joachim le comentó esto a su hermano, y fue entonces cuando Sam puso el asunto en perspectiva: “Cualquier persona puede cocinar si tiene los ingredientes adecuados”.

Joachim Horn
Joachim Horn

Si Joachim hubiera reemplazado el término “cocinar” por el término “codificar”, estaría expresando un sentimiento común. A pesar de vivir en un mundo dependiente de la tecnología, la mayoría de los adultos tienen poco o ningún conocimiento práctico acerca de la programación de computadoras. A diferencia de algunos de los estudiantes de hoy en día, muchos adultos nunca fueron expuestos a estas habilidades en la escuela y, en consecuencia, se sienten intimidados ante lo que perciben como una tarea insuperable.

Eso no quiere decir que los principiantes deban ser desalentados a sumergirse en los complejos mundos de SQL, Java, C++ o cualquier otro lenguaje de programación. Hay muchísimos recursos disponibles para ayudar a los nuevos codificadores. Comprometerse con el aprendizaje de una nueva habilidad es el primer paso.

Después de su momento de genialidad con respecto a la pasta, Joachim Horn trató de internalizar la sabiduría de su hermano y brindarles a todas las personas los ingredientes adecuados para codificar.

“Deseaba brindarle a la gente el poder y las herramientas para inventar e innovar”, afirmó.

Así nació el bien llamado SAM Labs.

Codificación 101: proyecto de SAM Labs
proyecto de SAM Labs

Si bien Horn deseaba ayudar a alentar a más niños a dedicarse a carreras relacionadas con la ciencia, tecnología, ingeniería y matemática (CTIM), también se centró en la creación de un producto que combine habilidades de software y hardware, y que las personas de todas las edades, sexos, razas y niveles de habilidad pudieran utilizar intuitivamente.

El kit de construcción inteligente que combina los bloques de SAM y la aplicación espacial SAM cumple con todos estos objetivos a la vez. Los bloques conectados con Bluetooth tienen cada uno un componente diferente, tales como luces, sensores de temperatura, botones, etc. Los bloques se comunican entre sí a través de la aplicación, lo que permite a los usuarios arrastrar y soltar los bloques en la pantalla para conectarlos en el mundo físico, y crear cualquier cosa, desde una máquina de pinball hasta un reloj inteligente SAM.

SAM, explicó Horn, es una manera divertida de que niños y adultos jueguen y se familiaricen con las habilidades que necesitarán para codificar, antes de profundizar en el aprendizaje de los lenguajes reales. Como principiantes, las personas pueden ver la manera en la que sus acciones con los bloques se traducen en códigos antes de llegar a la fase de personalización.

Descifrar el código

Adam Benzion, Director Ejecutivo y cofundador de Hackster.io, una comunidad en línea para el aprendizaje de hardware, señaló que las herramientas para principiantes y los juguetes inteligentes orientados a niños fueron fundamentales cuando exploró por primera vez el mundo de la programación.

Kit de SAM Labs
Kit de SAM Labs

“Code.org también es genial para esto”, dijo. “También tengo este libro llamado “Python for Kids”, de Jason Briggs, que me pareció muy útil y fácil de seguir”.

Benzion recomendó “A Smarter Way to Learn JavaScript”, de Mark Myers, así como “Programming the Raspberry Pi”, de Simon Monk. A pesar de contar con todos los recursos del mundo…

“La codificación es una tarea difícil”, dijo Benzion. “No es algo que simplemente aprendes. Se requiere trabajo diario y dedicación”.

Comentó que existe una idea errónea de que cualquier persona puede hacerlo.

“Si bien es cierto en principio, algunas personas están más conectadas que otras con esta habilidad: en caso de duda, se debe practicar más. Lo esencial es que, si bien es factible, no es fácil”.

Participe en la comunidad

Sin duda, la programación puede ser intimidante al principio, pero aquellos que han aprendido estas habilidades sugieren enérgicamente asistir a eventos, tomar clases, unirse a clubes o programas de aceleración, hacer preguntas sobre Reddit y Stack Overflow, y conectarse de otras maneras con la comunidad creadora.

Aprendizaje en grupo de la codificación 101

Resulta que la codificación no es la actividad solitaria que algunos podrían imaginar, comentó Aaron Tersteeg, Gerente del Equipo de Evangelización de Internet de las cosas en Intel y una persona que pasa mucho tiempo con creadores y desarrolladores.

“El error número uno es pensar que puedes hacerlo todo por tu cuenta. Se debe pedir ayuda antes de pensar que es necesario”, comentó Tersteeg.

“Mi mejor consejo es: copiar, copiar, copiar”, continuó. “Busca ejemplos. No teman romper cosas. Aprendan de los demás. Las personas de la comunidad son muy generosas con su tiempo. Asistan a encuentros donde se juntan estas personas, hagan publicaciones en foros y no se dejen intimidar por la experiencia de otras personas: la mayoría está muy dispuesta a ayudar a que la gente se inicie”.

Permanecer motivado

Los primeros pasos podrían ser la batalla más ardua; sin embargo, el aprendizaje de cualquier lenguaje nuevo requiere de mucha práctica, incluso si ese lenguaje se trata más de unos y ceros, y términos tecnológicos que de dominar la erre fuerte. “Comprometerse con el aprendizaje a diario en lugar de cuando surge la necesidad de hacerlo”, dijo Benzion, es una de las principales cosas que desea haber sabido cuando comenzó a codificar.

práctica de la codificación 101

Pero, como cualquier persona que haya tratado de comprometerse con un régimen de ejercicio diario el 1 de enero sabe, seguir un cronograma estricto no siempre es propicio para que algo perdure a largo plazo. Esa es precisamente la razón por la cual Tersteeg recomienda centrarse en proyectos apasionantes, a fin de mantener la motivación durante todo el proceso de aprendizaje intensivo. Él utiliza una metáfora familiar para explicar la razón.

“Compárenlo con la cocina: van a un restaurante y tienen una experiencia. Luego, llegan a casa y desean recrearlo, por lo cual deciden buscar en línea. Buscan las recetas que los ayudarán a emular esa experiencia”, comentó Tersteeg, y sugiere que los principiantes echen un vistazo a Maker Faire para inspirarse.

Habilidades para la vida

De hecho, el mayor beneficio de seguir este proceso es la retribución del mundo real.

“Si desean pensar más claramente acerca del mundo y tener una estructura explícita en su forma de pensar, estas habilidades ofrecen un enfoque lógico para reflexionar sobre el mundo”, dijo Tersteeg. “Aprenderán herramientas más sofisticadas para poder tomar decisiones de vida”.

“Si tienen una receta que sirve para seis personas, pero desean darle de comer a dos personas más, deberán ampliar su receta”, comentó Tersteeg. “La capacidad de hacer esa traducción es muy similar a la del desarrollo de software”.

Es similar a ser anfitrión de una cena, posiblemente con pasta como plato principal.

Compartir este artículo

Temas relacionados

Educación

Leer el siguiente artículo

Read Full Story