Innovación

Se integra la inteligencia artificial en la búsqueda de menores desaparecidos

Derek Slater Writer, Ready State

El Centro Nacional para Menores Desaparecidos y Explotados (NCMEC) confía en que a través de la nueva tecnología de inteligencia artificial (IA) se resuelvan e impidan los horrores de la trata de personas y el secuestro de menores.  

Desde la recolección de pistas que puedan ayudar a las autoridades a encontrar menores en riesgo hasta la captura de los criminales que los explotan, el Centro Nacional para Menores Desaparecidos y Explotados (NCMEC) confía plenamente en su mecanismo de información llamado CyberTipline.

En el año 2014, la línea telefónica recibió aproximadamente un millón de datos útiles.

Para el año 2016, esa cantidad aumentó a ocho millones.

Lo que en algún momento fue una escasa cantidad de datos, se convirtió en una inmensa cantidad de imágenes, informes escritos, direcciones IP, direcciones de correos electrónicos y mucho más.  El objetivo del NCMEC no es solamente lidiar con esta gran cantidad de información, sino convertirla en conocimientos mejores y más viables de manera más rápida.

La organización recurre cada vez más a la tecnología, incluidas las nuevas capacidades de la inteligencia artificial (IA), desde la búsqueda de patrones en grandes cantidades de direcciones IP hasta cotejar elementos en segundo plano en una inmensa cantidad de fotografías borrosas.

“Nuestros analistas prestan atención a esos casos todos los días”, comentó John Clark, director ejecutivo del NCMEC. “Pero como el volumen de la nueva información sigue en aumento, tenemos que ser cada vez más eficientes.   Claramente, la tecnología tiene que ser el elemento principal”.

Demasiadas pistas

El NCMEC no es una autoridad competente ni un organismo gubernamental. Es una organización sin fines de lucro fundada en el año 1984 por un grupo de ciudadanos afectados, incluido John Walsh, cuyo hijo, Adam, fue secuestrado y asesinado en el año 1981.

Centro Nacional para Menores Desaparecidos y Explotados
El Centro Nacional para Menores Desaparecidos y Explotados en Alexandría, Virginia.

El NCMEC puso en marcha el mecanismo de información CyberTipline en el año 1998 para aumentar su capacidad de reunir información a través de Internet.

El incremento de datos se debe, en parte, al aumento del conocimiento y, además, a las capacidades en línea mejoradas en organizaciones asociadas. Un equipo de aproximadamente 25 analistas trabaja con estas pistas para identificar la jurisdicción apropiada para consultar y revisar el informe.

Un titular reciente que muestra la colaboración entre los analistas del NCMEC y las autoridades estuvo relacionado con el descubrimiento de la conexión de un asesino en serie durante la década de 1980 con casos de secuestros en California y Nuevo Hampshire.

Algunos casos son antiguos, pero muchos son nuevos. Algunas veces, el centro ayuda a encontrar menores que se escapan de sus hogares; otras, a encontrar secuestradores o distribuidores de pornografía infantil.

En la actualidad, según la cantidad de informes, puede haber una demora de hasta treinta días para enviar un informe de CyberTipline a las autoridades, comentó Michelle DeLaune, vicepresidenta ejecutiva y directora de operaciones.

“No queremos traspasarle la responsabilidad a las autoridades”, comentó DeLaune, quien fue la primera analista contratada por el NCMEC en sus inicios y que, además, ha visto crecer exponencialmente la cantidad de información recibida y sin procesar a través de los años. “Tenemos que entregarles mejor información y de forma más eficiente”.

Uno de los objetivos del centro es, por lo tanto, automatizar la mayor cantidad posible de trabajo manual que realizan sus analistas.

Recopilación y almacenamiento de información de automatización

Para incorporar estas capacidades al flujo de trabajo del NCMEC, al igual que en cualquier organización, se requiere una base de datos sólida y sistemas limpios y coherentes que funcionen bien en conjunto.

John Clark, Michelle DeLaune, Mark Gianturco
Los funcionarios del NCMEC John Clark, Michelle DeLaune y Mark Gianturco trabajan para lograr que los datos que reúnen para los analistas y las autoridades sean procesables.

Cuando John Clark ingresó al NCMEC a fines del año 2015, se dio cuenta de que los sistemas de la organización no estaban listos. Muchas aplicaciones sirvieron para el propósito que fueron diseñadas, pero había poca interoperabilidad.  Con frecuencia, los analistas debían copiar y pegar la información de una sección de software a la siguiente.

Simplemente, esta metodología no mejoraría.

Con el fin de poner las cosas en su lugar, Clark incorporó a Mark Gianturco como director de tecnología.

“Una de las primeras instrucciones que le di a nuestro director de tecnología fue realizar una evaluación de todas las necesidades y el valor de la totalidad de nuestra tecnología”, señaló Clark. “Necesitábamos crear una hoja de ruta, desarrollar un plan de acción”.

El NCMEC trabaja con un grupo de proveedores nuevos y existentes para mejorar su tecnología, incluidos Intel, Google, Microsoft y Palantir. Gianturco destacó que ha sido gratificante observar el intercambio de ideas en este ecosistema.

Un ejemplo es un proyecto de gestión de datos empresariales.

“Si piensa en lo que deben hacer los analistas del centro, la capacidad de extraer información desde imágenes, video y audio es crítica”, comentó Bob Rogers, director de informaciones de Intel.

“Con el aumento de datos, desea poder almacenarlos en su estado original, así que no limita las preguntas que desea realizar a dichos datos”, comentó.

Intel Inside, Safer Children Outside
Los miembros del equipo de Intel Inside Children Outside se reúnen con colegas del NCMEC.

Intel y sus socios ayudan a NCMEC a crear un plan completo para almacenar grandes volúmenes de datos, consultarlos de distintas formas y compartirlos de forma coherente entre todas las aplicaciones que utilizan. La inteligencia artificial está automatizando y acelerando el proceso.

La inteligencia artificial radica en el razonamiento, el aprendizaje y la interacción de las máquinas con el mundo externo, sin que los humanos tengan que programarlas específicamente”, comentó Nidhi Chappell, directora de aprendizaje automático de Intel.

AI es un término general y, de manera específica, Aprendizaje automático (ML, por sus siglas en inglés) se refiere al conjunto de técnicas y herramientas que permiten que las computadoras “piensen” mediante la creación de algoritmos matemáticos basados en datos recopilados. También, en el mismo grupo, el aprendizaje profundo (AP) utiliza modelos de redes neuronales para realizar tareas como reconocer imágenes y procesar el lenguaje. La inteligencia artificial percibe el mundo mediante datos para detectar y reconocer patrones. A continuación, ejecuta una acción en función de dicho reconocimiento.

La inteligencia artificial se ha vuelto una herramienta indispensable para las industrias que hacen uso de tecnologías digitales y tiene un rol importante en la creación de juegos interactivos. Ahora, ayuda a que el NCMEC automatice el proceso de tratamiento de datos y acelere la creación de informes útiles que la policía y las autoridades federales utilizan para buscar a menores desaparecidos.

Posibilidades para la inteligencia artificial y el reconocimiento facial

Gianturco también cree que la inteligencia artificial y otras tecnologías ayudarán a descubrir nuevas formas de encontrar menores.

“Si bien la automatización es algo crítico, los grandes avances técnicos son incluso más emocionantes”, comentó Gianturco.

Destacó que los avances en materia de aprendizaje automático permiten que el centro supere varios problemas que hace cinco años atrás no podía resolver. Por ejemplo, las direcciones IP. Varias pistas e imágenes están asociadas con una o más de estas direcciones numéricas básicas que se asignan a cada ubicación conectada a Internet. Sin embargo, una dirección IP por sí sola podría no ser un indicador confiable de un punto de origen geográfico.

“Puede tratarse de un servidor proxy que esté utilizando alguien para ocultar su verdadera ubicación”, explicó Rogers. En un programa de aprendizaje automático se pueden rastrear y comparar millones de direcciones IP, la información que provenga de estas e identificar pistas útiles.

Gianturco percibe una gran promesa en las tecnologías de reconocimiento facial como una herramienta en la búsqueda de menores desaparecidos. En un lugar con mucha gente, como una estación de metro que cuenta con cámaras de vigilancia, la inteligencia artificial podría ayudar a buscar rostros que coincidan con las personas que se encuentran en la base de datos de personas desaparecidas.

Además, contempla más aplicación de progresión (y regresión) de edad a las imágenes faciales. Cuando un menor ha estado desaparecido durante varios años, con un modelo computacional se puede simular cómo se vería esa persona en la actualidad. Mientras esta es una estrategia clave que utiliza el NCMEC, los avances tecnológicos pueden ayudar a que ese proceso se automatice más o, incluso, mejorar su precisión.

Por otro lado, comentó que será posible crear un sitio web que permita cargar una foto actual y, luego, utilizar el proceso de modelado para retroceder en el tiempo con el fin de ver si alguna versión más joven de ese rostro coincide con un informe de persona desaparecida.

Este tipo de avances requiere pensar cuidadosamente en la seguridad y privacidad, además de potencia informática masiva, por lo que el trabajo de modernización del NCMEC recién comienza.

“Nos estamos asegurando de avanzar hacia el futuro, no solamente confiar en el lugar en el que nos encontramos hoy”, comentó Clark.

 

Compartir este artículo

Temas relacionados

Innovación Estilo de vida

Leer el siguiente artículo

Read Full Story