Educación

Tecnología para la educación: integración de la tecnología al aula

educación

Hay estudios que indican que los estudiantes tienen éxito con el aprendizaje digital, pero hacer la transición del libro de texto a la tablet tiene sus dificultades.

A medida que los estudiantes del país se sumergen en un nuevo año escolar, listos para abordar los libros tradicionales, muchos se encuentran recorriendo pantallas en lugar de pasar páginas, dado que los distritos avanzan con los programas de tecnología.

Laptops, tablets, software y aplicaciones. Estas son las herramientas de aprendizaje en el siglo XXI, la tinta y el papel de la próxima generación.

Las habilidades esenciales incluyen comunicación, pensamiento crítico, resolución de problemas, colaboración y, por supuesto, alfabetismo digital.

“La tecnología puede ser una herramienta invaluable para que los docentes atraigan a los estudiantes y para mejorar el proceso de aprendizaje”, dijo Paige Johnson, estratega en educación de Intel y experto en orientación de sistemas escolares a lo largo de la curva de adopción de la tecnología.

“Sin embargo, es fundamental que las opciones en tecnología estén basadas en metas de aprendizaje bien definidas y que los docentes reciban el desarrollo profesional necesario, integrando de manera eficaz el aprendizaje digital a sus clases diarias.”

laptop

Beneficios de una integración eficaz de la tecnología

Los niños se sienten atraídos por la tecnología. Tan solo intente sacarle de la mano una consola Nintendo o un teléfono inteligente a un niño.

Claramente, la tecnología ofrece un tremendo potencial para atraer a los estudiantes en el aprendizaje.

Algunos beneficios:

  • Conocimiento tecnológico: Los estudiantes desarrollan las habilidades necesarias para estar preparados para la universidad y la vida profesional.
  • Mejora del compromiso: La tecnología ayuda a los estudiantes a continuar con sus tareas y mejora la asistencia.
  • Acceso a la información: Los estudiantes tienen acceso a recursos de manera oportuna.
  • Conexiones: Acceso al mundo real. Las aplicaciones y los dispositivos tecnológicos mejoran el aprendizaje práctico.
  • Comunicación/Colaboración: Los estudiantes perfeccionan sus habilidades comunicativas por medio de medios variados y se involucran con un aprendizaje colaborativo.
  • Aprendizaje diferenciado: Los estudiantes con estilos de aprendizaje variados descubren nuevas maneras de asimilar la información y demostrar el aprendizaje.
  • Aprendizaje a distancia: Los estudiantes acceden a contenidos educativos externos, por ejemplo Kahn Academy (videos y ejercicios de práctica instructivos).
  • Aula invertida: Los estudiantes ven videos de enseñanza fuera de la clase, utilizando el tiempo en el aula para practicar nuevos conceptos cuando el instructor está ahí para ayudarlos.
  • Gestión del aula: Hay herramientas que ayudan a los docentes a analizar el aprendizaje de los estudiantes para que puedan ajustar la enseñanza rápidamente con el fin de dar respuesta a sus necesidades, así como organizar los deberes en el hogar, las evaluaciones y las calificaciones.

Reconociendo los beneficios significativos que se pueden obtener por medio de una eficaz integración de la tecnología, los sistemas escolares logran implementar nueva tecnología en sus distritos.

pc

Poner el carro de la laptop delante del caballo

En los últimos años, algunas escuelas han experimentado implementaciones de tecnología entre difíciles y totalmente desastrosas, con frecuencia porque alguien empezó a seleccionar dispositivos tecnológicos antes de considerar cómo se los podría utilizar para respaldar objetivos de aprendizaje. No se tuvo en cuenta el desarrollo profesional para los docentes, o cómo ellos iban a afrontar todas las dificultades que naturalmente surgen con la tecnología, por ejemplo la rotura de pantallas, problemas de conectividad o programas que fallan.

Según aquellos que han supervisado con éxito iniciativas de tecnología para la educación, es fundamental desarrollar un conjunto claro de objetivos de aprendizaje primero, y luego encontrar las herramientas que respaldan esos objetivos.

“Trabajen en retrospectiva con respecto a lo que quieren hacer”, aconseja Casey Wardynski, superintendente de Huntsville City Schools, en Alabama, en una sesión de Preguntas y respuestas con Intel Education en 2014. “Si lo que creen que deben hacer es simplemente poner una computadora en manos de los niños, deben preguntarse, ¿y luego qué?’”

Dijo que si la respuesta es desarrollar un entorno de aprendizaje participativo pleno de recursos útiles, entonces es un buen punto de partida. “Pero si empiezan con el hardware y luego tratan de pensar qué van a hacer con él, probablemente se encuentren en problemas.”

tablet

Deje que el aprendizaje lo guíe

Wardynski y su equipo ponen en funcionamiento este proceso bien pensado (que los objetivos de aprendizaje guíen todas las demás decisiones) en la implementación de una iniciativa tecnológica 1:1 en Huntsville, un distrito escolar urbano-rural con más de 23,000 estudiantes.

“Nos fijamos qué requiere el éxito de cada docente, y trabajamos para proporcionar eso, de modo tal que pudieran centrarse en avanzar con la transformación digital”, dijo Wardynski.

En 2012, el distrito les dio tablets a los estudiantes de jardín de infantes hasta cuarto grado y laptops a los de sexto. En 2013, lo implementaron en el distrito, distribuyendo laptops a los alumnos de sexto a décimo segundo   grado.

A pesar de una pronunciada curva de aprendizaje para todos, los resultados positivos pronto se hicieron evidentes.

En todo el distrito, los problemas de disciplina y las suspensiones se redujeron en un 35 y un 30 por ciento respectivamente, a medida que aumentaba la participación de los estudiantes. Aunque no resulta sorprendente, cuando se añadió el acceso a Internet en los autobuses escolares, los problemas de disciplina se redujeron en un 76 por ciento.

A lo largo de los siguientes dos años, las tasas de graduación se incrementaron de 66 a 80 por ciento, y las escuelas que tenían el nivel de participación más bajo evidenciaron las mejoras más importantes.

Los educadores de Huntsville también reportan que las nuevas herramientas les han permitido generar un mejor alineamiento de la enseñanza con los Estándares Estatales Centrales Comunes y ajustar el desarrollo profesional en consecuencia.

educación

Evidencia de éxito

Para asistir a una evidencia de éxito a lo largo de un período prolongado, veamos el caso de Klein, Texas. El distrito cercano a Houston, con 48,700 estudiantes, lanzó una Iniciativa estándar básica en tecnología en 2004 para atraer mejor a los estudiantes y adoptar el aprendizaje del silo  XXI.

El distrito capacitó a los estudiantes en cómo integrar eficazmente la tecnología a los planes de enseñanza, y proporcionó especialistas en tecnología para respaldarlos a lo largo del proceso de adopción. Inclusive instalaron seis centros de reparación en cada escuela para que se pudieran reparar las PC en el lugar.

Desde la implementación del programa, el distrito ha utilizado la prueba  Evaluación de conocimientos y habilidades del estado de Texas (TAKS) para hacer un seguimiento de las mejoras. Los logros de los estudiantes aumentaron en todas las áreas temáticas, siendo los estudiantes con menos recursos económicos los que más se beneficiaron.

Dirección clara

Cuando Huntsville se embarcó en su iniciativa tecnológica, Wardynski lo comparó con cruzar el Rubicon. El distrito inclusive se deshizo de los viejos libros de texto para que quedara claro que no había vuelta atrás.

“La educación ha sido diseñada para preparar a los niños para el mundo universitario y profesional”, dijo. “La noción de que vamos a hacerlo utilizando la tecnología es bastante alocada.”

Para seguir otras iniciativas tecnológicas en el país, consulte qué está sucediendo en las escuelas públicas de Baltimore County  y de  Miami-Dade .

 

 

Compartir este artículo

Temas relacionados

Educación

Leer el siguiente artículo