Salud

Tecnología a favor de las mujeres: conozca 5 productos innovadores

Toda mujer menstrua. Por más tabú que será el asunto, llegó la hora no sólo de hablarlo, sino de hacer que sea el blanco de innovaciones. ¿Y, por qué no, tecnológicas?

Esté usted de acuerdo o no en que estamos viviendo la primavera feminista, el hecho es que hasta el Sillicon Valley comenzó a ver a las mujeres con otros ojos. Y no era sin tiempo. En los Estados Unidos, país que concentra gran parte de las empresas de tecnología, las mujeres representan un 47 % de todos los profesionales. En esta área, ese número cae al 22 %. Más allá de la fuerza de trabajo, donde la perspectiva femenina ya se mostró más que necesaria —esencial incluso para el negocio, yo diría— las mujeres y sus cuestiones finalmente se han vuelto un blanco de la innovación. De que los hombres y las mujeres son biológicamente diferentes no cabe ninguna duda. Se sabe, por ejemplo, que el motivo de que las mujeres sientan más frío que los hombres frente a un aire acondicionado es que ellas sienten el frío más rápidamente. Es lo que dice un estudio holandés divulgado por la BBC. Se sabe, también, que las mujeres menstrúan… Entonces ¿por qué no hacer que este sea un problema que debe solucionarse también por la tecnología? Algunas empresas ya empezaron a hacerlo.

Cinco iniciativas que encaran la menstruación de frente

Flex
¿Quién dijo que “en esos días” no es posible tener sexo? Flex nació justamente para resolver esta cuestión y ponerle un fin a las excusas femeninas y también masculinas. Básicamente, Flex, que se parece a un condón femenino o a un anillo vaginal anticonceptivo, es un tampón absorbente interno. Debe ponerse dentro del canal vaginal de la mujer, puede quedarse dentro del cuerpo por hasta 12 horas, y es desechable.

Como su nombre sugiere, está compuesto de un disco lo suficientemente flexible para mantenerse en su lugar, incluso durante el sexo, y por un cuenco que funciona como depósito para recoger la sangre. Flex cubre todo el cuello del útero para evitar derrames.

Además de eso, el tampón interno está hecho de una mezcla de polímeros de clase médica. Los polímeros de clase médica se usan en todos los tipos de productos aprobados para su uso en el interior del cuerpo humano, incluyendo instrumentos quirúrgicos. Es hipoalergénico y está hecho sin látex de caucho natural o silicona.

flex

LoonCup

Hace algún tiempo que la copa menstrual se volvió amiga de las mujeres, especialmente aquellas preocupadas por los residuos desechados al medio ambiente. Pues bien, LoonCup es una evolución de la copa hecha de silicona quirúrgica que se parece más a una taza.

Creado por Loon Lab, una empresa emergente o “startup” de San Francisco, en los Estados Unidos, LoonCup es una tacita que puede sincronizarse con una aplicación para smartphone disponible para Android, iOS e incluso para el Apple Watch. Como dice la campaña de lanzamiento del producto en Kickstarter, “Medir, Analizar, Rastrear. Ayúdenos a redefinir la menstruación”.

En la aplicación, es posible encontrar información como volumen de flujo y color de la sangre, lo que puede apuntar a eventuales problemas de salud. Como otras copas menstruales comunes, debe insertarse en el canal vaginal pudiendo permanecer ahí hasta 12 horas. Pero, como es inteligente, la LoonCup avisa cuando está llena y cuando es hora de vaciarla.
“No es ningún secreto: la menstruación no es divertida. Pero ¿y si pudiésemos aliviar nuestro estrés mensual y retomar el control? ¿Y si pudiésemos aprender algo importante con nuestros ciclos y mejorar nuestra salud? Parece genial, ¿no?”, dice el texto introductorio de la campaña realizada en 2015. Vendido en dos tamaños, A para flujos menores y mujeres que todavía no han tenido hijos y B para mujeres con flujo intenso o que ya dieron a luz, tienen sensores, Bluetooth y una batería que dura cerca de seis meses dentro del gadget hecho de silicona de clase médica.

looncup2

Thinx

Creado por una startup de Nueva York, Estados Unidos, a Thinx la sustenta una idea muy simple: absorbentes que eliminan la necesidad de usar cualquier otro método, ya sea compresa, tampones o incluso una copa recolectora. Hechos en diferentes modelos, de los más escotados a los más largos, estos calzones hacen que la mujer se sienta seca y cómoda incluso menstruando.

La magia, según la empresa, es la combinación de materiales: cuatro partes de tecnología que juntas forman un calzón para mujeres que menstrúan, es antimicrobiano, evita la humedad, es absorbente y resistente a los derrames. La capa superior combate las bacterias y absorbe el líquido, mientras que la capa de abajo, que es mucho más fina, garantiza que la mujer esté siempre seca. Y, según el sitio: “no, usted no se siente como si trajera un pañal, y no, no es como sentarse en su sangre. Boom.”

En el sitio es posible ver los modelos y cuánto “aguanta” cada uno de ellos en términos de flujo. Es decir, es posible tener varios y usarlos de acuerdo con la intensidad. Hay, inclusive, paquetes y promociones de acuerdo con la duración de su ciclo menstrual: 3, 5 o 7 días.

HyperFocal: 0

Lola

Y, muchas veces, la tecnología es invertir en los materiales para que no necesitemos hacer uso de nada sintético. Este es el caso de Lola, tampones internos 100% de algodón. Según el sitio de la empresa, que también es neoyorquina, una mujer normal usará en promedio 15 000 tampones durante su vida. Por ello, debe elegir los que son naturales, simples y causan menos impacto al medio ambiente. Los tampones internos de Lola son 100% algodón y pueden personalizarse por las propias mujeres para adaptarse su flujo menstrual y pueden comprarse con o sin aplicador.

lola

Livia

Y como muchas veces, la tecnología es invertir en el bienestar de las personas, especialmente las mujeres que sufren de cólicos. Es lo que hace Livia. Según explica el sitio, los cólicos son el resultado de una conexión en entre el cerebro y el aparato reproductor femenino. Lo que hace el gadget es bloquear ese vínculo, impidiendo que el dolor llegue al cerebro y sea sentido por el cuerpo.
Pequeño y cuadrado, Livia recuerda a iPod Nano. Puede fijarse en el pantalón o guardarse dentro del bolso. En el aparato hay dos electrodos acoplados que deben pegarse a su abdomen o costillas, encima del lugar exacto del dolor. Estos electrodos emiten un estímulo eléctrico que bloquea el dolor del cólico. La intensidad puede ser controlada de acuerdo con el nivel de la incomodidad. Según los fabricantes, el dispositivo no causa intolerancia ni efectos colaterales.

Para que Livia no se quedara solo en el papel, los creadores hicieron una campaña de financiamiento colectivo,en el sitio IndieGogo. El objetivo, alcanzado, era juntar 50 mil dólares y empezar a entregar el gadget a quienes apoyaron en enero 2017. Diferentes paquetes estaban disponibles durante la campaña. Los precios variaban de acuerdo con las recompensas. El principal de estos ofrecía el kit completo por 85 dólares: dispositivo, capa protectora, dos electrodos, cable de conexión, cargador y una cajita para guardar el producto. Si usted dudó de que este fuera un asunto serio para las mujeres, sepa que la financiación colectiva recaudó USD 1 320 544. Solo un 1339 % del objetivo.

livia2

Compartir este artículo

Temas relacionados

Salud Innovación

Leer el siguiente artículo