Games

Mejora tu PC: El overclocking ahora es convencional

Jason Johnson Freelance writer and editor

Alguna vez fue solo para algunos entusiastas, pero ahora todos podemos cosechar los beneficios de las mayores velocidades de las computadoras.

La práctica del overclocking —la potenciación de los chips de la computadora para que funcionen a una velocidad mayor que la configurada de fábrica— es una técnica increíble para lograr que la computadora funcione a velocidades vertiginosas.

La salvedad, desde luego, es que el overclocking es visto como un arte secreto, sobre el cual predican los especialistas con aptitudes para juguetear con las placas madre y las configuraciones de BIOS.

Esto, sin embargo, ya está dejando de ser así.

El mundo mágico del overclocking, exclusivo de unos retocadores poderosos, hoy se expande a todos los que tengan un destornillador y un anhelo por modificar sus máquinas para que funcionen a la velocidad de la luz.

En los días de los procesadores 8088 de Intel, solo el usuario más dedicado podía abrir una computadora y girar algunas perillas del procesador para hacer que los juegos y las aplicaciones volaran. Era un proceso largo e interminable.

Según Tony Vera, gerente de Marketing de Plataformas de Intel, “uno tenía que ajustar la placa madre, encenderla, hacer varios retoques en el BIOS, restablecer el sistema, llevarlo de nuevo a la nueva frecuencia y probar si se mantenía estable”.

“Luego, había que decidir si se ajustaba la potencia al nivel anterior o se la impulsaba a niveles nuevos, más altos”, agregó Vera.

A fines de la década de 1990, los fabricantes de chips estaban muy descontentos con el overclocking. Esto en parte se debía a la práctica comercial inescrupulosa de remarcado de los timadores que hacían overclocking de chips y los vendían a precios mayores.

Las restricciones resultantes expulsaron, sin querer, a los adictos a la TI más entusiastas en ese proceso. Esos fueron los verdaderos días oscuros del overclocking.

En los últimos 12 años, no obstante, las empresas aflojaron las riendas.

Core i7 Extreme edition

En 2003, Intel lanzó el primer procesador Extreme Edition, desbloqueado por completo para los overclockers (practicantes de overclocking). La empresa incluso empezó a ofrecer overclocking de laptops en 2007.

En 2010, Intel lanzó los procesadores SKU “K”, económicos, aunque increíblemente veloces, y también desbloqueados. El año pasado se desbloqueó el Pentium G3258, lo que les dio un nivel de precios atractivo incluso a los overclockers con presupuestos ajustados.

Los nuevos avances de la arquitectura informática democratizan aun más el proceso y viabilizan la cultura de la modificación incluso para quienes no tenemos la valentía suficiente para aventurarnos bajo la carcasa.

“Con el overclocking dinámico, ahora se puede hacer overclocking en el sistema operativo”, explicó Dan Ragland, que trabaja en arquitectura e ingeniería de overclocking de Intel desde hace trece años.

“En lugar de tener que modificar tediosamente varios parámetros del BIOS y esperar el reinicio de la PC, ahora pueden hacerse cambios de overclocking de forma activa y en tiempo real”.

overclocking

Ragland trabaja de forma estrecha con equipos de ingeniería para asegurar que todos cosechemos los beneficios de los ventiladores de computadoras ajustados con overclocking. Uno de esos casos es el modo en que la tecnología Turbo Boost de Intel reasignará de forma automática la potencia de computación entre diferentes núcleos de un procesador de varios núcleos.

El overclocking funciona junto con Turbo Boost, según cómo los usuarios simplemente redefinan la frecuencia máxima del turbo, para que algo funcione a mayor velocidad.

Esto es muy útil porque los mecanismos de Turbo Boost aumentan y disminuyen la frecuencia de forma automática y dinámica en función de las necesidades de los juegos o programas que se ejecuten en el momento.

Cuando el sistema está inactivo, los voltajes y las frecuencias se reducen, lo que disminuye algunos de los riesgos que presenta el overclocking estático. Es algo así como un overclocking a demanda.

“¿Podemos llevarlo a un punto en el que todo se haga mediante una simple utilidad de software que funcione en tiempo real?” Preguntó Ragland. “Estamos llegando a eso de a poco”.

Según Ragland, la meta final es desarrollar una interfaz que les permita a los usuarios acelerar cada perilla de overclocking con unos pocos clics del mouse.

A los férreos trabajadores de engranajes no debe preocuparles que se vaya a diluir su pasatiempo favorito. Estos avances en la arquitectura les dan incluso más puntas y perillas para que se ensucien las manos.

“En lugar de tener solo tres perillas, ahora exponemos decenas y decenas de ellas”, sostuvo Ragland. “Así que, si uno quiere, también puede meter las manos en todo el meollo que hay”.

El overclocking introduce todo el espectro de maravillas de la ingeniería para todos, de principiantes a expertos, mientras les da a nuestras computadoras más velocidad que nunca.

 

Compartir este artículo

Temas relacionados

Games

Leer el siguiente artículo