Games

¿Los videojuegos pueden estar a la altura de los eSports?

Kevin Ohannessian Author, Kill Screen

Las estrategias perfeccionadas y los juegos imperfectos pueden acarrear importantes problemas para los jugadores profesionales.

Los eSports, que reúnen más aficionados que el fútbol del domingo por la noche, se transformaron en un gran negocio con jugadores profesionales, equipos, ligas, torneos locales, campeonatos y generosos premios en efectivo. Toda una generación de adolescentes y veintiañeros convirtieron sus hobbies favoritos en deportes de masas.

¿Qué dimensiones alcanzan los eSports? El XGames, alternativa de larga data a las Olimpiadas, ahora presenta torneos en alianza con Major League Gaming (MLG). Hoy, los Intel Extreme Masters (IEM), que comienzan su décima temporada, presentan seis competencias internacionales que atraen a cientos de miles de aficionados.

En el campeonato de League of Legends compitieron 14 equipos por dos millones de dólares. Por su parte, el campeonato de Valve para Dota 2 tenía un pozo en premios de casi once millones de dólares el año pasado, el mayor en la historia de los eSports.

“Los chicos crecen con toda esta tecnología”, señaló George Woo, gerente de marketing de eventos de Intel. “Mi hijo no quiere una licencia de conducir, sino que prefiere jugar a League of Legends”.

Sin embargo, como cualquier otro deporte profesional, existen problemas que pueden hacer que todo se derrumbe.

Los juegos en sí son complicados, pero la manera en la que se juegan es aún más bizantina. En los torneos se juegan decenas de juegos y cada uno de estos tiene su propio reglamento, sus estrategias y sus desequilibrios.

Tomemos, por ejemplo, el caso de Nicholas “Classic” DiConstanzo, que va a la práctica de Call of Duty a las 16 después de un día de clases en la universidad. Enciende su Xbox One, toma su bebida GFuel Enery y se pone a trabajar.

Este es exactamente el enfoque que tiene del juego como una carrera. “Espero que los eSports sigan creciendo”, afirmó Classic. “Eso es lo que todos deseamos: crecer, que haya más aficionados y que los eventos sean más grandes”.

Mediante un controlador Scuf Gaming que tiene paletas en la parte posterior de modo que no es necesario usar los botones delanteros, y unos auriculares Razer con funciones de cancelación del ruido, está equipado para enfrentar a sus oponentes.

Trabaja en sus habilidades personales, sus propias habilidades en el juego. A las 18, se suman sus compañeros y compiten con otros equipos con el fin de mantenerse a punto para el siguiente torneo. Classic se mantiene enfocado durante el partido y responde con calma a sus compañeros.

“Vamos a organizar partidos con otros equipos, repasar los mapas, trabajar en los detalles que tenemos que resolver para ser mejores” explicó Classic.

Desglosan mapas y estrategias de los equipos oponentes de la misma forma en la que lo haría un equipo de baloncesto antes de un gran partido: planificación meticulosa, exploración de debilidades y desarrollo de estrategias específicas.

Los equipos se esfuerzan para mantener su competitividad y, a veces, los juegos hacen lo propio.

Smash Brothers Melee, un juego de Nintendo del año 2001, es un juego de lucha popular. Con el paso del tiempo, resulta claro que de los 25 personajes del juego, Star Fox es el mejor.

Esto significa que poco a poco, los principales jugadores se van inclinando hacia Star Fox, lo que afecta al deporte. No es precisamente divertido que los espectadores miren a 16 personas jugar una ronda tras otra del mismo personaje con la misma estrategia comprobada.

En el caso de los juegos de naipes, es posible que las estrategias se inclinen regularmente hacia determinados naipes, o en el caso de los juegos de estrategia de guerra, para superar a un determinado ejército con algunas unidades.

Es similar con el juego más reciente Call of Duty (CoD). Classic explicó que el conjunto de mapas que viene con cualquier juego puede variar para su capacidad de uso en el juego competitivo. Algunos, como Dust 2 de Counter-Strike, se juegan infinitas veces y se convierten en leyendas; otros rara vez se usan.

“Es obvio que existen posiciones de poder en (cualquier) mapa, por que las que luchas constantemente, tratas de tener el control del mapa durante todo el juego”, explicó.

Otro problema con Call of Duty es que determinadas armas pueden arruinar la competencia.

No infringe el reglamento del juego el uso de armas sobrecargadas, a diferencia de, por ejemplo, pelotas desinfladas, pero ese uso es contrario al espíritu del juego. En Call of Duty, el fusil de asalto más potente es el AMR.

Y no lo usas solo en torneos.

“Es barato”, dijo Classic. “Mantuvimos una conversación por Skype con todos los jugadores profesionales y todos acordamos no usarlo”.

En una cronología de cierta extensión, los principales jugadores usan las mismas estrategias y las mismas armas, al tiempo que tratan de controlar los mismos lugares en el mapa. Habrá un día en el que todos los atletas de los eSports alcanzarán su máxima habilidad, lo que arruinará el juego como competencia.

Algunos miembros de la comunidad de torneos llaman a ese año “20(XX)”, un año teórico en el que un juego deja de ser competitivo y los torneos se estancan.

Por suerte, los videojuegos abordan esta cuestión. Todos los años se publican nuevos juegos y algunos pasan de moda. Las ligas también cambian de juegos.

Los juegos de los eSports no son tan eternos como los deportes atléticos.

“Vemos que domina un género; luego, los jugadores comienzan a analizar distintos juegos para jugar y será entonces cuando lo aniquilamos” explicó Woo de Intel. “Porque el seguimiento no basta. En este momento, Starcraft 2 está perdiendo apoyo. Pero le daremos un par de años más”.

Woo explicó que Starcraft 2 perdió popularidad como eSport en Estados Unidos debido que los jugadores profesionales vienen de Corea del Sur para competir.

En Corea del Sur, Starcraft es prácticamente un pasatiempo nacional, el equivalente a la NFL o NBA. Y cuando se apuesta dinero, los jugadores coreanos juegan en torneos estadounidenses y ganan.

Por eso, los jugadores se alejaron de ese juego para jugar otros juegos de estrategia, como el Dota 2 que mencionamos antes. Probablemente, el premio de once millones de dólares tampoco influyó.

A veces en el mundo de los torneos por dinero, las personas juegan una versión anterior de la franquicia de un juego, por ejemplo, eligen Super Smash Brothers Melee de 2001 respecto de Super Smash Brothers Wii U de 2014.

Esto ocurre porque el juego anterior tiene un mayor seguimiento, mejores características o simplemente porque gusta más.

Para los jugadores, este no es un problema. “Me encanta Call of Duty”, afirmó Classic. “No juego ningún otro juego a nivel competitivo”.

Brandon Hatfield, el coordinador de su equipo, concuerda. “Rara vez se ve jugadores o equipos que jueguen varios juegos a nivel profesional”.

“Por supuesto, algunos jugadores realizan la transición de un juego a otro. Como organización, si no tratas de diseñar estrategias de crecimiento, te quedas estancado”.

Compartir este artículo

Temas relacionados

Games

Leer el siguiente artículo