Games

Los héroes de la tecnología rescatan los mundos de videojuegos antiguos de la extinción 

Jason Johnson Freelance writer and editor

Cuando se apagan los servidores de los videojuegos, puede que se derrumben las comunidades de los videojuegos de multijugador masivo en línea. Sin embargo, actualmente los fanáticos toman las riendas de estos asuntos utilizando tecnologías como la computación en la nube.

La carrera como Jedi del YouTuber A. Kaiser estaba por acabar. Kaiser había jugado el videojuego multijugador masivo en línea (MMO), Star Wars Galaxies, durante ocho años. Puesto que el videojuego iba a ser dado de baja, no podía pensar en una forma mejor para dedicar su último día en el mundo que disfrutarlo entre amigos.

Un grupo de jugadores merodeaban en Tatooine, ya no peleaban ni fabricaban capas de Jedi, solo esperaban que Sony desactivara el servidor que había sido su hogar digital durante los últimos años. La atmósfera que se respiraba era más bien optimista. Pero, en alguna parte, un Wookie estaba gritando. Luego, de forma repentina y sin previo aviso, se perdió la conexión y Star Wars Galaxies quedó oficialmente inactivo.

No obstante, de manera no oficial, la batalla por Star Wars Galaxies estaba recién comenzando.

Una de las amargas realidades de los videojuegos actuales es que algunos pueden desactivarse y perderse para siempre. Los MMO, y otros videojuegos en línea, son especialmente propensos a este fenómeno, ya que los distribuidores tienden a cancelar los proyectos cuando disminuyen su popularidad a fin de ahorrar dinero. Sin embargo, los jugadores dedicados están asumiendo la responsabilidad de revivir sus juegos favoritos para que recuperen su antigua gloria.

“Los esfuerzos son incalculables”, afirmó Doug Rush, el desarrollador principal del proyecto SWGEmu, una copia casi exacta del juego Star Wars Galaxies original; solo que creado y controlado por sus fanáticos.

“Nuestro proyecto solo lo conforman voluntarios. Los gastos se cubren gracias a donaciones. Solo se necesita mucho amor por el juego para mantenerlo funcionando”.

La enorme tarea de revivir un gran videojuego de multijugador masivo mantiene viva la importante historia de los videojuegos. Y, aunque sin duda continuarán las desconexiones de servidores, también seguirán mejorando las herramientas disponibles para ayudar a los fanáticos a conservarlos.

Rush solía jugar a Star Wars Galaxies con sus hijos y, cuando se desactivó el mundo, le fue imposible reemplazar ese tiempo fundamental de unión con algo nuevo.

Por esa razón, se prometió a sí mismo traerlo de vuelta. Ocho años más tarde, la recién renacida versión del juego incrementó su popularidad, con un promedio de 1 500 jugadores al día.

Esta no es la primera vez que un grupo de personas ha invertido una gran cantidad de energía para evitar que un espacio en línea quede en el olvido.

“Esto expresa el fuerte impacto que tienen los videojuegos y cómo pueden incidir en la vida de las personas”, comenta Josh Bancroft, responsable de la comunidad en Internet de Intel.

“Se puede decir que los videojuegos solo son para divertirse. Pero, para muchos jugadores, especialmente aquellos que juegan en línea, esto significa ser miembro de una tribu”.

Captura del videojuego antiguo "Ultima".

Por ejemplo, el equipo detrás de UO: Second Age está dedicado a recrear el juego Ultima Online original como se jugaba en 1998. La primera versión del videojuego se caracterizaba por sus despiadadas reglas, que permitían que delincuentes asaltarán a los jugadores o que robaran sus casas. Sin embargo, una expansión cambió muchas de estas características y, por esta razón, el proyecto UO: Second Age se propone garantizar que se mantenga la crudeza del juego original.

Esta tendencia de salvar los mundos digitales también puede ocurrir fuera de los videojuegos. Rhizome, organización sin fines de lucro de arte digital, lanzó el proyecto de archivo de GeoCities y realizó un valeroso esfuerzo de rescatar un terabite de la antigua cultura web, como páginas de fanáticos de los Backstreet Boys y conocidos anillos web de arte ASCII, para trasladarla a Tumblr.

Dragan Espenschied de Rhizome mencionó que estaba impresionada con el ingenio de estos artistas de Geocities.

“No tenían cámaras digitales ni escáner”, explica Espenschied. “Tenían el bloc de notas y lograron crear algo. Para mi, ese es el valor de conservar Geocities”.

Para los fanáticos de Star Wars Galaxies, ningún esfuerzo era demasiado.

“Para revivir un videojuego se necesita una cantidad increíble de trabajo de ingeniería a tiempo parcial”, afirmó Eric Kaltman en “Preserving Virtual Worlds Final Report” (Informe final sobre la conservación de mundos virtuales), una publicación académica para la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos. “Ellos sometieron el código a ingeniería inversa y crearon una versión falsa del servidor para hacer funcionar el juego”.

En general, el proceso requiere de un minucioso nivel de atención a los detalles y mucha investigación. Las personas encargadas de revivir los MMO invierten una gran cantidad de tiempo en YouTube para encontrar los valores precisos de los puntos de daño y las habilidades. Es el equivalente digital a mirar fotografías de nuestro hogar de la infancia e intentar reconstruirlo ladrillo por ladrillo.

Para facilitar la conservación, Alex Handy (director del museo de videojuegos MADE) es partidario de que los distribuidores de videojuegos publiquen el código fuente de los juegos en línea antiguos. De esta forma, los fanáticos pueden configurar y ejecutar rápidamente sus propios servidores y proteger los videojuegos en línea de la extinción virtual.

Mientras tanto, Bancroft mencionó que la tecnología para hacer posible la conservación de estos videojuegos es mejor que nunca, gracias a la computación en la nube.

“Una gran manera de conservar estos antiguos servidores es transferirlos de hardware físico a servidores virtuales que se ejecutan en una infraestructura elástica en la nube”, agrega Bancroft.

Los servicios de computación de nube elástica, como Amazon EC2, permiten a las personas arrendar y agregar mayor rendimiento de computación y almacenamiento para satisfacer sus crecientes necesidades.

Handy está descubriendo que mientras más antiguo es el videojuego, más compleja se vuelve la tarea. Él encabeza un proyecto para revivir Habitat, el primer MMO de la historia. Se lanzó en 1986 y se jugaba con un servicio de marcado para la Commodore 64. Handy recibió comentarios de algunas personas que decían que revivirlo sería imposible.

Primero, tuvo que localizar un servidor Nimbus original de Stratus Technologies, un equipo grande y pesado de la década del 80 que ya no existía. Se comunicó con Paul Green, un empleado original de Stratus, para que le construyera uno nuevo.

Ahora, Handy está a la espera de recibir bibliotecas de códigos para que el revitalizado videojuego pueda comunicarse con el servidor. Sin eso, descifrar lo que la plataforma intenta comunicar al servidor es como traducir una lengua muerta. Aunque Handy no es el tipo de persona que se deja vencer.

“Una vez que el servidor esté funcionando, traeremos el juego de vuelta”, afirma.

Compartir este artículo

Temas relacionados

Games

Leer el siguiente artículo