Ella adapta la mecánica a la tecnología para vestir

Ken Kaplan Executive Editor, iQ by Intel
Biomimickry

Trabajando con código abierto y la producción de vestidos de cóctel inspirados en biomimetismo, la ingeniera de innovación Karolina Cengija muestra cómo una nueva generación de mujeres está mezclando lo tradicional con habilidades autodidactas para abrir nuevos caminos en los wearables, las tecnologías para vestir.

Mucha gente empieza a recorrer su trayectoria profesional temprano, pero a los 12 años de edad Karolina (Karli) Cengija no estaba interesada en encontrar el trabajo de sus sueños. Estaba fascinada con las computadoras y la codificación de código abierto, pero nunca se imaginó que tener este tipo de intereses a mediados de los años 90 la llevaría a trabajar directamente con la tecnología para vestir responsiva.

En la actualidad, la ingeniera de innovación de Intel ayuda a diseñadores de moda a hacer prendas de vestir que se adapten, cambiando la forma, el color o incluso comunicando cambios en el estado físico o emocional de la persona que las viste.

Adrenaline dress

La diseñadora de Chromat, Becca McCharen, y la ingeniera de innovación de Intel, Karli Cengija, preparando el Adrenaline Dress durante el evento NYFW 2015.

 

Cengija tiene un enfoque de biomimetismo en la innovación. Juega con tecnologías y materiales para brindarle nuevas funciones a las prendas, pero la parte fundamental es hacer que estas tecnologías se ajusten y funcionen naturalmente.

“Quiero ayudar a los diseñadores a salir de lo mecánico, de un movimiento anticuado hacia algo más suave y orgánico, como lo que vemos en la naturaleza”, explicó Cengija.

Cengija recientemente ayudó a la innovadora diseñadora de moda Becca McCharen, de Chromat, a crear un vestido con alas, el Adrenaline Dress, y un sostén reactivo, el Aero Sports Bra, para la NYFW primavera-verano 2016. Equipados con tecnología de computación y sensores, las prendas se ajustan de forma autónoma a la frecuencia cardíaca y niveles de transpiración del usuario.

El vestido Adrenaline Dress responde expandiendo o encogiendo las alas para expresar emoción, mientras que el sostén se abre ligeramente para proporcionar sensación de enfriamiento.

Adrenaline  dress

El sostén deportivo fue diseñado con un material especial que reacciona a los comandos informáticos de abrir pequeños “respiraderos” cuando hay cambios en la transpiración, respiración y temperatura corporal.

“Utilizamos aleaciones con memoria de forma para que la transición sea más orgánica”, indicó Cengija, quien afirmó que una clase para plegar papel origami inspiró su trabajo.

Ella subrayó que las prendas todavía no están en venta, pero los experimentos están ayudando a mostrar qué es posible en la tecnología para vestir.

“Tenemos mucha influencia del mundo animal”, comentó. “Tenemos en cuenta las plantas, árboles y cosas de la naturaleza con que interactuamos”.

Para Cengija, los prototipos con biomimetismo en las prendas de vestir femeninas comenzaron en el 2013, cuando se unió a la diseñadora de vanguardia Anouk Wipprecht para crear el vestido Synapse Dress, que detecta estado de ánimo. El vestido cuenta con la habilidad de leer signos vitales, como frecuencia cardiaca, actividad cerebral y niveles de distracción. Wipprecht lo describió como un vestido que “a veces sabe más de uno que uno mismo”.

SYNAPSE Dress Intel Edison

“Me gusta trabajar con software”, aseguró Cengija, pero su trabajo con estas prendas muestra que, más que codificar, le gusta crear e innovar.

Antes de llegar a Intel en el 2010, construyó computadoras pero nunca trabajó con microcontroladores y servos, el mecanismo de computación y movimiento utilizado para fabricar juguetes y robots que se mueven. Posteriormente, integró un biosensor EEG armado en la cabeza con un iRobot y tecnología inalámbrica para crear un robot controlado mentalmente, que después permitió que el Synapse Dress reaccionara al estado emocional de la persona que lo usa. Cuando el usuario está agitado, la tecnología enciende las luces y la cámara integrada, la cual graba momentos preciosos. El usuario no tiene que mover ni un dedo.

 

Cengija nació en Bosnia, y su interés precoz por la codificación con la comunidad del software de código abierto Linux y sus estudios lingüísticos y filosóficos la guiaron por un camino que hoy día entrelaza ciencias de la computación, la internet de las cosas, diseño web, robótica, biología y moda.

“Empezar algo nuevo y tener la curiosidad y la confianza de poder investigar, o aprender, o relacionarlo con algo que ya se está haciendo: de eso se trata la innovación”, aseguró Cengija.

Los electrónicos de fácil acceso y programables la ayudan a darle vida a sus ideas. Los módulos de cómputo Intel Edison e Intel Curie, por ejemplo, se conectan a sensores en el cuerpo que pueden medir la respiración, transpiración y temperatura corporal de una persona. Estos módulos de cómputo procesan algoritmos que hacen que los microcontroladores o materiales reactivos se muevan.

Adrenaline Dress

“El vestido Adrenaline Dress tiene que ver con un futuro de prendas inteligentes que se ajustan según el antojo humano”, indicó Cengija sobre su proyecto más reciente con Chromat.

 

¿Qué viene a continuación?

En el futuro, Cengija quiere seguir trabajando con biomimetismo.

“Me interesan las prendas responsivas, al igual que los objetos responsivos en las casas”, aseguró. “Cosas que cambian según nuestro estado de ánimo u otras características del entorno”.

Le encanta la bioluminiscencia, la manera como los organismos vivos usan la luz para comunicarse.

“Imagínate poder elegir qué vestir según el lugar y cómo te hace sentir, o qué quieres comunicar en ese entorno”, comentó.

Para un evento deportivo ruidoso, por ejemplo, se puede escoger algo que se ilumina cada vez que uno levanta el puño o grita. Cengija también describe cómo un vestido de cóctel podría brillar o cambiar de forma para comunicar presencia en una fiesta y después volver a ser un simple vestido negro. Otro ejemplo: para ir a una cita médica, se puede elegir una camiseta que abrace y tranquilice, usando elementos hápticos para recordarle al usuario que mantenga la calma. Ella se imagina a la gente usando prendas responsivas, como una blusa o chaleco que aumenta el tamaño de las mangas cuando hace frío.

La ingeniera afirma que las personas se comunican todos los días a través de su ropa, ya sea de forma consciente o no, y la tecnología simplemente agrega una dimensión más.

Adrenaline Dress

Además, correlaciona las prendas responsivas a los sitios responsivos, que se adaptan al dispositivo que está accediendo a ellos.

 

Influencias

En Intel, Cengija trabaja con un equipo diverso, que incluye un matemático, ingenieros de hardware y software, científicos y antropólogos. Sus antecedentes son ingeniería mecánica, ciencias de la computación, sistemas computacionales y neuronales, nanotecnología, ingeniería eléctrica y astrofísica.

En la opinión de Cengija, el hecho de cruzar las tradicionales fronteras entre distintas disciplinas académicas o escuelas de pensamiento es esencial para la innovación.

Karli Cengija

“Mis colegas tienen fortalezas en diferentes áreas, y me apoyo mucho en ellos”, aseguró.

Cengija también tiene influencia de cantantes, como Bjork, Eliane Radigue e Imogen Heap, de diseñadores de moda, como Iris Van Harpen y Hussein Chalayan, del arquitecto Phillip Beesley, de la científica ganadora de dos premios Nobel, Marie Curie, y del creador del núcleo Linux, Linus Torvalds.

La influencia de Bjork se da por el enfoque diverso y holístico de la artista islandesa. Es algo que la ingeniera desea aplicar a su propio trabajo, ya sea con moda tecnológica, desarrollo de software, internet de las cosas u otros sistemas.

Según Cengija, “su naturaleza curiosa, de investigar y preguntarse sobre todo, combinada con su ética de trabajo serio, es algo inspirador”.

Cengija también quiere inspirar a los jóvenes innovadores que siempre siguen sus intereses. “Los proyectos personales que uno hace por diversión en casa pueden cambiar el mundo”, comentó.

Cengija agregó que su trabajo y las herramientas y tecnologías que utiliza son accesibles para todos.

“Cualquiera puede ser innovador o visionario porque todos tenemos problemas que necesitan solución”, explicó. “La innovación ocurre, es un proceso de creación y descubrimiento, pero es necesario tener un problema que solucionar”.

También afirmó que el proceso de solucionar un problema normalmente cambia por causa de nuevos descubrimientos o por el deseo de experimentar. Existen obstáculos en varios puntos diferentes, pero cada vez más hay una comunidad de personas que puede influir en el proceso y llevar a algún resultado.

dress

“Me gusta pasar por todo el proceso y construir habilidades, pero las cosas realmente empiezan a tener sentido cuando existe la posibilidad de conectarse a los demás”, comentó. “Ahora que tenemos comunidades de personas escribiendo bibliotecas de código y creando kits que la gente puede usar, es más fácil que nunca ser creativo”.

 

Foto del vestido Spider Dress por Marc O’Sullivan.

Compartir este artículo

Temas relacionados

Leer el siguiente artículo